Estudian la creación de “faros de conservación” en las islas del Delta del Paraná

Estudian la creación de “faros de conservación” en las islas del Delta del Paraná

Tras la lluvia de denuncias judiciales por las incesantes quemas en el sistema de islas que componen el Humedal del río Paraná (se registraron más de 8.000 focos en los primeros siete meses del año) y la creciente presión social para encontrar soluciones a un problema que se arrastra desde hace años, Nación comenzó a mover algunas piezas al dar los primeros pasos para reactivar el Piecas (Plan Integral Estratégico para la Conservación y Aprovechamiento Sostenible en el Delta del Paraná), un programa con más de 10 años que busca funcionar como punto de encuentro entre las diferentes jurisdicciones que se reparten la responsabilidad sobre este ecosistema.

En ese marco, esta semana el ministro de Ambiente, Juan Cabandié y funcionarios de Parques Nacionales mantuvieron una reunión con representantes de Buenos Aires, Santa Fe y Entre Ríos y con una docena de organizaciones ambientalistas para comenzar a trazar algunas líneas de acción entre las cuales se destaca la idea de crear “faros de conservación”, algo así como una red de seis o siete áreas protegidas estrictas en diferentes puntos del Delta.

Según información desde Nación, la iniciativa apunta a “fortalecer la presencia institucional y operativa en el territorio” mediante la asignación de recursos como lanchas, cuatriciclos, motos, drones, torres de control, equipos de monitoreo ambiental y de comunicación, así como presencia permanente de personal. En esta línea, Cabandié indicó: “Junto con Parques Nacionales y los tres gobiernos provinciales tenemos que encontrar una solución de fondo, ya es hora de terminar con estos ecocidios”.

Érika Gonnet, la ministra de Ambiente y Cambio Climático santafesina, dijo por su lado que bajo la figura de los “faros de preservación para la conservación ambiental del Delta” se busca garantizar “personal, infraestructura e instrumentos en ubicaciones estratégicas a fin de lograr una red de áreas protegidas estrictas”. También agregó que se está evaluando poner en valor y dotar de equipamiento al Parque Nacional Islas de Santa Fe, que existe hace más de una década pero que todavía ni siquiera puede visitarse.

La visión ambientalista

Romina Araguas es abogada y forma parte del grupo El Paraná No Se Toca, una agrupación muy activa desde hace más de una década en la defensa del río y las Islas que componen el Delta del Paraná. Según explicó, desde Nación argumentaron que a través de estos “faros” podría desembarcar Parques Nacionales al territorio, bajo otra figura que la de Parque Nacional en el sentido estricto pero con recursos provistos desde Nación y coordinación desde ese organismo.

“La idea es que a partir de estos faros de conservación pueda irradiarse cierta protección sobre el Humedal. A eso se le sumaría presencia territorial a través del plan nacional de manejo del fuego” dijo Araguas, para quien es positivo que se haya convocado a participar de la reunión (habrá otra la semana próxima) a las numerosas agrupaciones ambientalistas que desde hace tiempo trabajan en la región. “La participación ciudadana en estas instancias es la única forma de garantizar que funcionen bien las cosas”, resumió.

Todavía falta definir la ubicación exacta en la cual estarían estas áreas protegidas, que antes de ser una realidad deberán pasar por un trámite extenso de cesión de dominio o expropiación. (Jorgelina Hiba – AIRES DE SANTA FE) #NUESTROMAR

Compartir nota en las redes →

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
Ir arriba