EE.UU: un barco con 4 mil autos Hyundai y Kia se hunde a metros de la costa desde hace un año

EE.UU: un barco con 4 mil autos Hyundai y Kia se hunde a metros de la costa desde hace un año

El próximo mes se cumplirá un año desde que el barco MV Golden Ray está encallado en la costa de Georgia con 4.200 vehículos nuevos de las firmas Kia y Hyunday que aún no pudieron retirarse de la embarcación. En septiembre pasado el buque navegaba con destino al puerto de Maryland y en el trayecto se produjo un incendio que provocó un movimiento inesperado y el barco quedó volcado hacia un costado sin posibilidades de continuar su ruta.

Los primeros intentos de rescate no tuvieron éxito y la situación empeoró con la llegada de la pandemia, ya que miembros del cuerpo de rescate dieron positivo en sus test de coronavirus, por lo que la operación debió postergarse.

Si bien no se pueden contabilizar los daños reales del contenido del barco, se estima que las pérdidas ascienden a US$150 millones, de acuerdo a lo reclamado por la empresa Hyunday a su compañía aseguradora.

El accidente, por una parte, perjudicó directamente los compradores de los vehículos que esperaban el envío de sus flamantes adquisiciones. Por otro lado, los turistas que visitan las playas de Georgia también sufren la presencia de ese mastodonte de metal en paisaje.

Además, existe la preocupación certera por algún derrame de combustible debido a que todos los automóviles transportados tenían sus tanques cargados y es por ello que se realizan vigilancias para detectar pérdidas.

El MV Golden Ray tiene 200 metros de largo, y una capacidad para guardar más de 7000 vehículos. Sin embargo, tras el accidente no podrá ser reparado y se planifica un desguace en ocho etapas hasta su posterior reciclaje.

En cuanto a los modelos coreanos, todos serán declarados siniestros y el Grupo Hyundai podrá reclamar la pérdida al seguro, estimada en más de 125 millones de euros. Además, dado que los 4.200 ejemplares todavía conservan el depósito de combustible lleno, existe una preocupación ambiental constante, por lo que el barco está vigilado en todo momento por si se detecta algún derrame de estos hidrocarburos. Casi un desastre ambiental, en medio de un mayúsculo problema de logística. (LA NACION/CARBURANDO) #NUESTROMAR

Compartir nota en las redes →

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
Ir arriba