El dilema del costo del combustible previo a la vigencia de la normativa IMO 2020

El dilema del costo del combustible previo a la vigencia de la normativa IMO 2020

Se plantean nuevas preocupaciones sobre la capacidad de la industria naviera para recuperar los mayores costos de combustible que les demandará el cumplimiento de la normativa de Organización Marítima Internacional 2020 (OMI-IMO) ,

El socio de McKinsey, Steve Saxon, informó que habían “algunas buenas y algunas noticias cautelosas” para los transportistas en el período previo al 1 de enero del 2020, cuando la nueva regulación de combustible con bajo contenido de azufre entre en vigor.

“La buena noticia es que habrá suficiente suministro de fuelóleo bajo en azufre (LSFO), habrá cierta volatilidad en enero, pero muy rápidamente esto se reducirá a un diferencial moderado [la comparación de costos con combustible con alto contenido de azufre]”, indicó Steve Saxon a Loadstar.

Además agregó: “la precaución que tengo es que somos menos optimistas acerca de la capacidad de la industria para superar los recargos y los BAF [factores de ajuste del búnker] para el LSFO, y eso es porque hay operadores con estrategias muy diferentes y bases de costos significativamente más bajas”, añadió Saxon.

Por ejemplo, los socios de la alianza 2M, Maersk y MSC, han adoptado un enfoque casi opuesto, el primero optando por la mayoría de cambio a LSFO y el segundo invirtiendo fuertemente en depuradores (scrubbers).

“Con el exceso de oferta, los operadores con depuradores pueden verlo como una oportunidad para ganar cuota de mercado”, expresó Saxon.

Parash Jain, jefe global de investigación de envíos y equidad de puertos en HSBC, señaló que es probable que el precio del combustible aumente a los niveles vistos por última vez en 2011.

“Entonces se trata de si pueden pasar los costos, y eso depende de la oferta y la demanda. En 2020, si la demanda cayera por un precipicio, entonces la competencia inherente entrará en acción y, por un lado, tiene un recargo para capturar todo el aumento de combustible, pero luego su tasa base podría reducirse a cero”, aclaró el especialista de HSBC.

De su lado, Rahul Kapoor, vicepresidente de IHS Market y jefe de investigación para el sector marítimo y comercial, se mostró más optimista.

“La industria de transporte de contenedores ha subsidiado a sus clientes. En los próximos años, mi opinión es que las tarifas de transporte serán más altas. Los transportistas han demostrado que pueden controlar la capacidad semanal mejor que antes. Estamos en un escenario de mala demanda y las tarifas de flete aún se están igualando”, aclaró Kapoor.

Sin embargo, hay alrededor de 50 mega buques de 22,000 teu o más que entrarán en servicio en los próximos tres años, y por lo tanto, la industria de los buques de línea sigue siendo “muy desafiada”, puntualizó Saxon de McKinsey.

Saxon agregó que los transportistas han mejorado en la gestión de la capacidad semanal, con más vacíos, cambios más rápidos de servicios y más disposiciones, pero esos barcos aún existen y ese es un suministro latente que va a frenar cualquier aumento significativo en las tarifas de flete. (CAMAE) #NUESTROMAR

Compartir nota en las redes →

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of
Ir arriba