Intendentes portuarios santafesinos se agrupan y reclaman

Los caciques del Gran Rosario reclaman que la Nación retribuya con obras la localía del polo exportador. Palo a las cerealeras por facturar y no colaborar.

Las ciudades portuarias de la zona norte del Gran Rosario, donde se asienta el polo agroexportador más importante del mundo, meten presión para lograr un desarrollo en infraestructura que permita reconvertir a la zona, que sufre un evidente retraso urbano en un núcleo metropolitano y cerealero de primer nivel. La histórica falta de obras de peso complican el diseño de las ciudades y, también, la logística del complejo sojero, fuente de divisas del país.

Hace unas semanas, el Instituto de Desarrollo Regional Rosario realizó un encuentro virtual sobre “Logística portuaria, industria e integración territorial” que les sirvió a los jefes comunales de San Lorenzo, Puerto General San Martín, Timbúes, Ricardone, Fray Luis Beltrán y Capitán Bermúdez para descargar los reclamos.

Se trata de una gran mancha urbana, no tan populosa, pero exclusivamente industrial perteneciente al departamento de San Lorenzo, que comanda el senador justicialista Armando Traferri: agrupa refinerías, agroquímicas, terminales agroexportadoras de la Hidrovía. Desde ahí sale el 70% de las exportaciones nacionales.

Al ver que las grandes obras de infraestructuras viales y ferroviarias redundaron en promesas y se limitaron, a lo sumo, a Rosario, hace un tiempo los intendentes decidieron armar el Foro de ciudades portuarias para fogonear una agenda con identidad y mirada común metropolitana que los diferencie de otros espacios gubernamentales como el Ente Coordinador Metropolitano (ECOM), donde manda Rosario.

A los inconvenientes que pueden padecer los vecinos por ser ciudades atravesadas por el ritmo agroindustrial de miles de camiones, se le suman los colapsos logísticos durante las cosechas, que terminan impactando en los costos del propio complejo sojero. Sin embargo, todo sigue su marcha porque el negocio agroexportador factura millones diarios y el Estado se nutre de esos agrodólares.

Regalías

En San Lorenzo se emplazan, entre otras, las plantas de ACA y Vicentin. Su intendente desde hace 13 años es el radical frentista Leonardo Raimundo, quien encabeza la movida. “Falta inversión en el portal de salida de la producción argentina. En un país que necesita arrancar, hay que concentrar recursos en el punto que es la llave de arranque”, pidió luego de que en la conversación virtual deslizaran el concepto ‘regalías’ como sucede en las provincias petroleras.

“Está el Fondo de Reparación Histórica del Conurbano, bárbaro, pero lo pagamos todos los argentinos. ¿Y por qué no hay una ley nacional de financiamiento para corredores y accesos para este sector que permite darle de comer a todo el país? De acá sale el 70% de la producción en dólares y está la principal Aduana del país en términos de exportaciones”, se preguntó Raimundo.

El radical pide que la ecuación tributaria y financiera sea “sustantable” para los municipios: “Acá transitan los camiones, acá están las industrias, hacemos los controles medioambientales, damos la seguridad con miles de extranjeros y foráneos que ingresan, y todo lo banca el municipio”.

Lobby portuario

Si bien en su mayoría son intendentes de muchos años de gestión, experimentados y de peso, no han logrado hacer pie en el tema. Carlos De Grandis, jefe comunal desde hace 19 años de Puerto General San Martín, donde se ubican los puertos de ADM, Bunge y Cofco, hizo mea culpa de no haber impulsado las demandas en conjunto entre las ciudades y las agroexportadoras.

“No hemos sabido tener el lobby suficiente, más allá del foro, para hacerle entender a las grandes empresas que dejen de lado las mezquindades y trabajemos en conjunto para que estas ciudades sean viables”, lanzó.

“No ha habido lobby del cordón industrial para que la infraestructura de grandes obras lleguen a la región. Por ejemplo, el exministro (de Transporte) Guillermo Dietrich habló de bitrenes, de vagones, y la infraestructura es la misma de 30 años atrás, cuando había cuatro millones de toneladas y hoy hay casi 150 millones de toneladas”, añadió.

El secretario de Gobierno de Capitán Bermúdez, Víctor Donadello, largó el barco al río: “Es momento de actuar como bloque y hacer sentir las voces de las ciudades portuarias para insertarnos a la hora de las obras de infraestructura en la región”. (FACUNDO BORREGO – LETRA P) #NUESTROMAR

Compartir nota en las redes →

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email
Subscribe
Notify of
guest
1 Comment
Inline Feedbacks
View all comments
trackback
Ir arriba