Se acerca la hora de barajar y dar de nuevo en la pesca

Se acerca la hora de barajar y dar de nuevo en la pesca

El actual esquema de procesamiento de langostino para exportación pierde rentabilidad. Se piensa en productos de mayor valor agregado que suponen menos volumen de materia prima. Chubut se encamina a declarar la emergencia del sector para preservar los actuales empleos. Sobrevivir a la crisis no será igual para todos y demandará replanteos profundos sobre el actual esquema en que se sustenta la industria pesquera. En Chubut, la matriz productiva se cimentó casi de manera excluyente sobre la especie langostino, y a excepción de plantas de Comodoro Rivadavia, se dejó de procesar merluza en las plantas.

La caída de la demanda de los mercados internacionales, el derrumbe de los precios, y el sobrestock que hoy tiene la mayoría de las empresas hace poco atractivo, en términos económicos, pensar en retomar las capturas de langostino en el corto plazo.

Chubut rechazó, en la sesión virtual del Consejo Federal Pesquero, la idea o pretensión de fijar una fecha para una prospección de la especie Pleoticus muelleri con la flota comercial en aguas nacionales. En el sur hay coincidencia en el sector para que no se avance en la pesquería de langostino, en jurisdicción nacional, sino hasta mediados de año.

En cuanto al procesamiento en tierra, también se enfrentan desafíos de fondo ante lo que parece una coyuntura, pero podría significar un replanteo significativo de cómo encarar la industria para que sea sustentable a largo plazo.

Las empresas migraron en su momento del procesamiento de merluza a trabajar exclusivamente con el producto estrella que ha sido el langostino, aunque en los últimos años se incrementó fuerte el proceso en tierra para hacer bloques que eran reprocesados en el exterior. Y quienes siguieron trabajando sobre merluza, lo podían hacer porque también procesaban langostino.

El actual escenario de los precios de los mercados internacionales hace completamente inviable, por los altos costos laborales, la fuerte presión fiscal y el costo de los insumos, pensar en hacer valor agregado con la merluza porque lisa y llanamente no tiene rentabilidad.

De hecho, en cuanto al langostino, continuar haciendo bloques como hasta ahora tampoco parece sustentable, sino que se replantea la necesidad de pensar en productos de mayor calidad, con mayor valor agregado, con el consiguiente menor volumen de materia prima que ello implicará.

El calamar será la otra especie que deberá ser explorada en sus variantes para su trabajo en tierra, aunque en rigor, no ha sido de interés para la mayoría de las empresas, incluso se ha pedido exceptuar la obligatoriedad de procesar determinado porcentaje en las plantas. En realidad, cuando todas estaban abarrotadas de langostino, nadie quería distraer recursos con esta otra materia prima. Pero también es cierto que hay determinadas empresas que estarían dispuestas a incursionar en esta variante atento a los valores que están imponiendo los mercados externos.
Camino a la emergencia

Por otro lado, en Chubut empieza a tomar cuerpo la iniciativa de avanzar con una declaración de emergencia del sector pesquero, lo que implicaría una paralización casi completa de todas las plantas, pero las empresas se comprometerían a no despedir personal de sus plantillas estables, ni reducciones salariales, es decir, los trabajadores continuarían cobrando sus salarios mínimos garantizados.

Y cuando se abra aguas nacionales se trabajaría con bastante menos personal que años anteriores, por lo que habrá menor contratación de trabajadores eventuales, ya que además todas las plantas deberán adecuarse a los protocolos de distanciamiento entre personas que se implementan por la emergencia sanitaria.
Paritarias

En cuestión de semanas vence el acuerdo paritario del STIA y parece improbable, en el actual contexto económico nacional y mundial, abrir un debate de actualización salarial. La CGT, a nivel nacional, en forma inédita ha acordado con varias ramas que se produzcan suspensiones con reducciones salariales del 25 por ciento a cambio de que no haya despidos.

Este escenario impensado años atrás exige el máximo de responsabilidad de todos los sectores para acordar, en forma conjunta, medidas y acciones que hagan sostenible la actividad, y no profundice aún más la problemática existente; aunque nadie saldrá indemne de esta crisis global. (Nelson Saldivia – REVISTA PUERTO) #NUESTROMAR

0 0 vote
Article Rating

Compartir nota en las redes →

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x
Ir arriba