Estudiantes de Ingeniería Naval de la UTN Mar del Plata alertan sobre la construcción de pesqueros en el exterior

Estudiantes de Ingeniería Naval de la UTN Mar del Plata alertan sobre la construcción de pesqueros en el exterior

Pesqueros argentinos, industria ¿Extranjera? Peligra la industria naval local y se estimula la fuga de cerebros, alertan los estudiantes de la UTN Mar del Plata. En recientes declaraciones públicas, funcionarios del gobierno español afirmaron haber llegado a un acuerdo con sus pares del gobierno argentino en términos comerciales alarmantes. Estos incluyen la reducción en un 50% del impuesto a la importación de buques pesqueros construidos en astilleros españoles.

Se debe entender como un incentivo a la importación de buques, y un claro ataque a la industria naval argentina y al futuro de todos los estudiantes de Ingeniería Naval del país. Las naciones, por lo general, reservan la construcción de pesqueros exclusivamente a sus astilleros nacionales cuando sus industrias han desarrollado la capacidad de construirlos en forma competitiva, como es el caso de la Argentina desde hace mucho tiempo.

El fundamento de esta política es que la pesca es una actividad extractiva de recursos que pertenecen a todos los habitantes del País. La construcción de pesqueros en astilleros locales es una de las formas más efectivas de distribuir la renta pesquera entre una gran parte de la población.

Así este patrimonio común genera empleo, reparte esa riqueza en una mayor cantidad de habitantes y se agrega valor nacional al recurso explotado. Sin embargo, gobiernos nacionales han favorecido las importaciones de buques extranjeros generando empleo y riqueza en el exterior, aumentando la desocupación y la pobreza en Argentina.

Renovación de la flota pesquera y empleo Los trágicos hundimientos de buques pesqueros que operaban con 50 años de antigüedad trajeron la atención pública (por ende, política) hacia el estado de la flota pesquera, y la edad de los buques en servicio. Debe saberse que la vida útil de un buque se estima en 25 años, siendo este un valor considerado límite en otras latitudes del mundo.

Sin embargo, la antigüedad promedio de buques pesqueros de bandera nacional es de 37 años, pagando el exceso de uso con aumento de riesgo para los marinos que los tripulan. En base a la cantidad de buques operando y su edad media, se creen necesarias más de 200 nuevas construcciones en los próximos años. Se estima que la construcción de un buque pesquero estándar para la actividad (casco de acero, entre 22 y 35 metros de largo o eslora) genera en forma directa 25 puestos de trabajo.

Esta simple cuenta nos da la pauta del principal aspecto de la industria naval: es generadora de empleo por excelencia. Y a este valor debe sumarse el valor de los empleos generados por la industria de insumos y servicios que la obra naval requiere.

Nuestra postura Desde la Universidad Tecnológica Nacional, Facultad Regional Mar del Plata, alumnos avanzados de la carrera de Ingeniería Naval queremos manifestar nuestra profunda preocupación. Creemos que la defensa de los puestos de trabajo y la generación de nuevo empleo debe encontrarse entre las prioridades de los mandatarios actuales y futuros, con particularidad sensibilidad en momentos de crisis como los actuales.

La industria local es totalmente capaz de construir los buques en cuestión, y no hay ninguna buena razón ni necesidad de importarlos. Esta clase de políticas nos afectan directamente como alumnos de la carrera de Ingeniería Naval. Vemos como la falta de visión y decisiones arbitrarias (sin ningún fundamento técnico) reducen nuestras posibilidades laborales futuras.

Es tema de conversación común entre nosotros la posibilidad de “irse afuera”, porque con este tipo de medidas “acá no hay futuro”. La pérdida para la ciudad y el país de profesionales capacitados por la universidad pública (“fuga de cerebros”) es una realidad, y son frecuentes los ejemplos a nuestro alrededor. Por lo explicado, sostenemos que la reducción de impuestos a la importación de buques pesqueros extranjeros sería una decisión altamente nociva para la industria y la ciudad de Mar del Plata en sí.

Creemos firmemente que la tan necesaria renovación de la flota si puede llevar a cabo en forma íntegra con mano de obra local, y pedimos a las autoridades que articulen las herramientas para que esto suceda. (ALUMNOS AVANZADOS DE INGENIERÍA NAVAL – UNIVERSIDAD TECNOLÓGICA NACIONAL – FACULTAD REGIONAL MAR DEL PLATA) #NUESTROMAR

Compartir nota en las redes →

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of
Ir arriba