Puerto Mar del Plata: Un plan de desguace que no arranca

Puerto Mar del Plata: Un plan de desguace que no arranca

En Mar del Plata todavía ajustan detalles al varadero de la Base Naval para que comience una obra anunciada en noviembre de 2017. Lusejo, la empresa que hace gratis el desguace, ya cobró varios millones a las pesqueras por la tarea de limpieza y desmantelamiento. El plan preveía recuperar 110 metros operativos de muelle. No sacaron un solo barco.

Se cumplieron catorce meses desde que el Consorcio Portuario firmó, a través del Ministerio de la Producción bonaerense, el acuerdo con la Armada para el uso del varadero de la Base Naval Mar del Plata, lugar donde se desguazarían los barcos inactivos que ocupan espacio operativo sobre las secciones cuarta y quinta del Muelle 2 en el puerto local.

La obra de puesta en valor del varadero demandó una inversión de casi 8 millones de pesos pero por errores administrativos en la redacción del acuerdo hubo que hacer una adenda con modificaciones y aclaraciones a fin de año, de la que todavía no hay noticias de aprobación.

Lo cierto es que Gabriel Attis como jefe de la Base, y Martín Merlini como presidente del Consorcio, los dos protagonistas centrales de esta historia, ya no cumplen funciones ejecutivas y la administración portuaria sigue intentando complacer los pedidos de la Armada.

Y el tercero, la empresa Lusejo, la encargada de remover y desguazar los barcos “gratis”,mo dijo Walter Carmona, su apoderado, prosigue con la limpieza de agentes contaminantes para subirlos al varadero.

Lo de “gratuidad” del operativo es relativo. En los últimos días surgieron indicios de que los armadores han pagado sumas importantes de dinero cuando cedieron los barcos a Lusejo, que no solo los cortará sino que también interviene, a través de terceros contratados, en su limpieza.

Fuentes de distintas empresas armadoras consultadas por este medio coincidieron en señalar que Lusejo cobró varios millones de pesos para desmantelarlos, limpiarlos y dejarlos listos para el desguace. Además de comercializar los elementos que tenían un calor comercial, aberturas, motores, guinches, cabrestantes, etcétera, Lusejo se queda con la chapa naval.

Solimeno habría abonado 3,5 millones de pesos para la entrega del Magritte y una suma similar por el Polarborg; Moscuzza, más de 4 millones por la entrega del Mar Azul, Ribazón Dorine y el Don Luciano. Caputo hizo lo propio con el San Pablo, Mellino II y María Luisa, aunque en este caso no se pudieron conocer las cifras.

Hasta ahora se sabía que las empresas armadoras habían pagado los gastos del ingeniero naval que intervino en los trámites para la aprobación de los planes de desguace en Prefectura pero no se tenía conocimiento de estas cifras.

“Yo no cobro por el desguace, las empresas pagan por la limpieza, pero no son esos números”, aseguró Carmona, ante la consulta de este medio sobre el contrato de Solimeno, al cual REVISTA PUERTO tuvo acceso.

Nunca estuvo claro cómo Lusejo, una empresa de desguace del conurbano bonaerense, llegó a Mar del Plata para hacerse cargo de una tarea que redunda en un negocio millonario y sin nadie que pudiera salir a competir.

Carmona negó un vínculo personal con Gustavo Pisani como la llave que le permitió ingresar al negocio del desguace. Pisani fue el segundo Jefe de Prefectura Mar del Plata en tiempos en que comenzó a germinar la idea de retirar los barcos. Dejó el cargo a fines de 2017 para asumir en Campana.

“Conozco a mucha gente en Prefectura y vi las necesidades del puerto y una oportunidad para nosotros de poder sacarlos”, dijo el apoderado.

En noviembre de 2017 Merlini anunció el plan de desguace para recuperar los 110 metros lineales operativos de muelle con el retiro de una docena de buques inactivos. Por intermedio de Merlini, Carmona negoció directamente con los armadores y sus gerentes y abogados la entrega de los barcos. No hubo obligación de llamar a ninguna licitación porque son contratos entre privados, promovidos por el Consorcio en su interés por limpiar el área de barcos inactivos, un noble propósito que genera, en paralelo, un gran negocio.

Dos años después de la cesión de los buques y el pago del servicio, de la docena de barcos que se pensaba retirar, sólo la mitad está en condiciones. Esperan para ser convertidos en chatarra en el varadero de la Base los Chiarpesca 56 y 57, Mar Azul, Mellino II, Magritte, Ribazón Dorine y Coral Azul, según reporta el propio Carmona.

De las tareas de limpieza se encarga Américo Molina, bajo las órdenes de Lusejo. Molina es un soldador que trabaja en la harinera Agustiner y hace una extra con la chatarra. Quienes lo vieron en el muelle aseguran que no está capacitado para cortar chapa naval. Y que Prefectura lo habilita de manera provisoria desde hace varios años.

En noviembre de 2019 alguien olvidó accionar las bombas de achique y se hundió el María Luisa en la sección cuarta, uno de los barcos en la lista a remover. Desde entonces permanece hundido en el mismo lugar.

Carmona dice que ese barco está limpio. Otras fuentes aseguran que apenas le habían quitado la mampostería de la cubierta y que contiene aceites e hidrocarburos. Si está limpio de hidrocarburos Prefectura debería tener constancia de los certificados de tratamiento de los residuos peligrosos.

En el varadero de la base naval donde el corte de barcos está por comenzar desde hace un año, todavía falta cambiar algunos varales de madera y ajustar los bulones. El acuerdo entre la Provincia y la Armada por el uso del sitio contemplaba también el desguace de los remolcadores Ona, Chulupí y Chiquiyán. Hasta la Draga Mendoza fue puesta dentro del paquete para regocijo de Lusejo.

Por ahora el muelle regala la misma postal. Chatarra a flote, se contamina el medio ambiente y todos siguen esperando que finalmente el operativo se ponga en marcha, sin mucho apuro. (ROBERTO GARRONE – REVISTA PUERTO) #NUESTROMAR

Compartir nota en las redes →

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
Ir arriba