EE.UU. confirmó decomiso del combustible iraní con destino a Venezuela, e Irán abordó un petrolero cerca del Estrecho de Ormuz

EE.UU. confirmó decomiso del combustible iraní con destino a Venezuela, e Irán abordó un petrolero cerca del Estrecho de Ormuz

Los Gobiernos de Irán y Venezuela se encuentran bajo presiones económicas debido a las numerosas sanciones impuestas por Estados Unidos, pese a ser ambos países grandes productores de crudo. El Gobierno de EE.UU. confirmó la “exitosa” incautación de un cargamento de combustible perteneciente al Cuerpo de los Guardianes de la Revolución iraní (IRGC, en inglés) y que tenía como destino Venezuela. La armada iraní abordó y se apoderó brevemente de un petrolero de bandera liberiana cerca del estratégico Estrecho de Ormuz en medio de una mayor tensión entre Teherán y Estados Unidos, dijo el ejército estadounidense.

“Estas acciones representan la mayor incautación jamás realizada de cargamentos de combustible procedentes de Irán por parte del Gobierno”, aseguró el Departamento de Justicia. El Gobierno, según la nota, ha ejecutado “con éxito” una orden de embargo emitida por el juez del Tribunal para el Distrito de Columbia Jeb Boasberg, en respuesta a una denuncia presentada el pasado 2 de julio por EE.UU. para decomisar todos los productos derivados del petróleo transportados por los buques.

En total, se trata de “1.116 millones de barriles de petróleo” que, con la ayuda de socios extranjeros que no fueron identificados de inmediato, están bajo custodia estadounidense. El presidente estadounidense, Donald Trump, confirmó que los cuatro petroleros, tras ser interceptados, se dirigen al puerto de Houston (Texas).

El decomiso de los buques representa un paso más de presión del Ejecutivo de Trump a Teherán y Caracas, contra cuyos Gobiernos ha impuesto numerosas sanciones económicas. Pero el embajador iraní en Caracas, Hojat Soltani, señaló este mismo jueves que los cuatro buques que incautó EE.UU. por violar las sanciones impuestas al país suramericano “no tienen nada que ver con Irán”.

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, defendió entonces su derecho a comerciar libremente con otros países y agradeció a Irán “su solidaridad, su apoyo, su valentía, su decisión”. Poco después de la entrega de la gasolina, Estados Unidos impuso sanciones contra los cinco capitanes iraníes de esos buques, cuyos activos (de tenerlos) quedan bloqueados en territorio estadounidense y que no podrán operar en aguas de ese país. Son los capitanes de los barcos Clavel, Petunia, Fortuna, Bosque y Faxon, que trabajan para las Líneas Navieras de la República de Irán o para la Compañía Nacional Iraní de Petroleros (NITC).

Venezuela atraviesa una situación de escasez de gasolina por lo que en los últimos meses ha recibido millones de litros que provienen de Irán, uno de sus principales aliados en el mundo.

Tensión en el estrecho de Ormuz

La armada iraní abordó y se apoderó brevemente de un petrolero de bandera liberiana cerca del estratégico Estrecho de Ormuz en medio de una mayor tensión entre Teherán y Estados Unidos, dijo el ejército estadounidense.

El Comando Central del ejército de EE. UU. publicó un video en blanco y negro que muestra lo que parecían ser fuerzas especiales descendiendo rápidamente desde un helicóptero hacia el MT Wila, cuya última posición parecía estar frente a la costa este de los Emiratos Árabes Unidos, cerca de la ciudad de Khorfakkan, informó la agencia AP.

La armada iraní retuvo el barco durante unas cinco horas antes de liberarlo el pasado miércoles 12 de agosto, señaló un funcionario militar estadounidense que habló con The Associated Press bajo condición de anonimato para discutir detalles que aún no se han hecho públicos. Wila no hizo llamadas de socorro antes, durante y después de la incautación, sostuvo el funcionario.

El helicóptero iraní involucrado parecía ser un Sikorsky SH-3 Sea King, que sólo opera la marina de Irán. La armada iraní también maneja todas las operaciones en el Golfo de Omán en el lado este del Estrecho de Ormuz, por donde pasa el 20% de todo el petróleo comercializado. Otros dos buques navales iraníes participaron en la incautación, dijo el Comando Central.

International Maritime Security Construct, que es un grupo marítimo creado por Estados Unidos para proteger las vías navegables del Golfo Pérsico, calificó el embarque iraní como “una flagrante violación del derecho internacional que socava la libertad de navegación y el libre flujo de comercio” y añadió que una de sus embarcaciones “monitoreó el incidente” pero no intervino.

“Hacemos un llamado a Irán para que articule a la comunidad internacional la base legal de sus acciones. Este tipo de comportamiento agresivo e imprudente de Irán desestabiliza la región y amenaza el orden internacional basado en reglas”, indicó el grupo en un comunicado.

La televisión estatal iraní reconoció más tarde el jueves la breve incautación, refiriéndose a la operación como una inspección de rutina sin dar más detalles. Los funcionarios de los Emiratos Árabes Unidos, una federación aliada de Estados Unidos de siete jeques en la Península Arábiga, no respondieron a una solicitud de comentarios.

El propietario registrado de Wila es una firma liberiana llamada Bandit Shipping Co., administrada por la firma griega IMS SA, según registros de Naciones Unidas. El Wila había estado frente a Khor Al Zubair, Irak, a principios de julio antes de viajar a las cercanías de Dubai y más tarde a Khorfakkan, donde ha estado durante aproximadamente un mes, según la firma de datos Refinitiv. No estaba claro de inmediato qué carga transportaba. La firma privada de inteligencia marítima Dryad Global dijo que sospechaba que otros dos barcos habían sido acosados por la Guardia Revolucionaria paramilitar de Irán en el Golfo Pérsico también durante la última semana, basándose en el comportamiento de los barcos.

A medida que las tensiones entre Irán y Estados Unidos aumentaron el año pasado por la retirada unilateral de Estados Unidos de su acuerdo nuclear de 2015, los petroleros que navegaban por las aguas del Medio Oriente se convirtieron en objetivos, particularmente cerca del estrecho, la estrecha boca del Golfo Pérsico. Los presuntos ataques de una mina lapa que Estados Unidos atribuyó a Irán tuvieron como objetivo varios petroleros . Irán negó estar involucrado, aunque se apoderó de varios petroleros.

En julio, un petrolero buscado por Estados Unidos fue “secuestrado” frente a las costas de los Emiratos Árabes Unidos después de presuntamente contrabandear petróleo crudo iraní . El barco terminó más tarde en aguas iraníes, lo que sugiere que el propio Irán se apoderó de la nave. (VANGUARDIA / PORTAL PORTUARIO) #NUESTROMAR

Compartir nota en las redes →

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
Ir arriba