Se realizó el Paro nacional de trabajadores portuarios, marítimos y de la industria naval

La Federación Marítima Portuaria y de la industria naval (Fempinra), que lidera el triunviro de la CGT Juan Carlos Schmid, realizó un paro con movilización al Ministerio de Trabajo. En un documento repudian el “ajuste económico, el regreso al Fondo Monetario Internacional (FMI), el proyecto de modernización del Puerto de Buenos Aires y la situación de la actividad”.

La Federación Marítima Portuaria y de la industria naval (Fempinra), que lidera el triunviro de la CGT Juan Carlos Schmid, realizó un paro con movilización al Ministerio de Trabajo. En un documento repudian el “ajuste económico, el regreso al Fondo Monetario Internacional (FMI), el proyecto de modernización del Puerto de Buenos Aires y la situación de la actividad”.

    

La medida afectará también a la actividad de granos. No habrá servicio de remolcadores para buques que deban entrar o zarpar de los puertos del país, no se prestará el servicio de guincheros para la carga o descarga de contenedores o carga a granel, ni actividad en los astilleros estatales y privados y con la adhesión al paro del Astillero Río Santiago que pertenece a ATE. Si bien no integra la Fempinra -aunque las nuevas autoridades ya anunciaron su regreso a la organización en breve- el Sindicato Obreros Marítimos Unidos (SOMU) que conduce Raúl Durdos, también adherirá a la medida de fuerza.

Los puertos, astilleros y marítimos pararan en todo el país reclamando por la situación en que se encuentra la actividad que ya venía siendo deteriorada desde la administración del gobierno anterior que tuvo promesas tales como terminar con las concesiones a las multinacionales navieras y una flota naviera nacional propia llamada Maruba teniendo como socios a los principales sindicatos del sector y solo sirvió para negocios de sindicalistas empresarios y el desmantelamiento de astilleros como Tandanor y Domec García.

La intervención de la AGP Puerto de Buenos Aires planea hacia el 2019 cuando se vencen las concesiones de TRP (Terminal Río Platense), APM Terminal y Bactssa la futura adjudicación a un único operador multinacional y una terminal única además de la expansión de la terminal de cruceros que ya viene funcionando lo cual genera incertidumbre en los dos mil trabajadores que realizan sus labores en esas terminales ya que también hablan automatización, bajar los costos de movimientos de contenedores, de sumar tecnología y achicar “gastos improductivos” como en los puertos europeos que reemplazaron personal por máquinas, lo que significará pérdidas de fuentes de trabajo.

Un ensayo de lo que se viene en el puerto es el nuevo convenio colectivo de trabajo que rige en el grupo APM Terminal donde se han agregado horas semanales, corrido de la semana y reducción de salario, como también una nueva forma de contratación de tercerizados por buque puede llegar a operar seis meses y luego estos trabajadores quedan a la deriva.

Participaron de la medida, dirigentes de la Fempinra: Rubén Coria (guincheros), Raúl Huerta (marina mercante), Julio González Insfrán (patrones y oficiales fluviales de pesca y cabotaje marítimo), representantes de los astilleros Río Santiago y de Tandanor, y Hugo Godoy, de la ATE nacional, entre otros.

La medida de fuerza que decretó la FEMPINRA (Federación Marítima Portuaria y de La Industria Naval de La República Argentina) que agrupa a 18 sindicatos y tiene como secretario general al triunviro de la Confederación General del Trabajo (CGT), Juan Carlos Schmid, apunta a paralizar la navegación de buques en aguas argentinas, su recalada en puertos, las actividades de estiba, y todos los servicios portuarios conexos en terminales argentinas, así como también la actividad en los depósitos fiscales, en astilleros y talleres navales, y el dragado en vías navegables y puertos.

 Julio González Insfrán, del Centro de Patrones y Oficiales Fluviales, criticó duramente el tratamiento que tuvo la Ley de promoción de la Industria naval, y el discurso de baja de los costos logísticos. “Los empresarios se van a fundir. Hay presión a la baja de los costos logísticos, pero el flete a China aumentó un 40%. Se llenan de soberbia y creen que se las saben todas“, criticó.

Insfrán fue duro con el Gobierno a quien reconoció “haber acompañado el primer año de gestión porque creímos que había una oportunidad para sacar al país de la crisis”. Pero lamentó que luego del “consenso logrado, incluso con funcionarios del Gobierno que participaron del articulado”, la ley aprobada unánimemente en el Senado estuvo “un año discutiéndose en Diputados porque cambió la política económica”.

“Vaciaron a la ley”, dijo, en relación al veto dispuesto por el Ejecutivo al financiamiento de 1500 millones de pesos para la industria naval. “Se patinan 11.000 millones de dólares en timba financiera, ¿Y nos niegan el financiamiento para dar trabajo? Un remolcador necesita 84.000 horas hombre y una barcaza 7000. Mover el 30% de la carga por la hidrovía Paraná-Paraguay precisa de 50 remolcadores de empuje. No hay voluntad política, por eso no reglamentaron la ley”, advirtió. (IZQUIERDA/TRADE NEWS)

24/05/2018

Compartir nota en las redes →

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x
Ir arriba