Reino Unido quiere ampliar su presencia en el presal brasilero

(FNM) Las relaciones entre Brasil y el Reino Unido deberán estrecharse más, sobretodo en el segmento de energía, sector que demanda grandes inversiones en el país. En una entrevista con “Valor Econômico”, el embajador de Brasil en Gran Bretaña, Roberto Jaguaribe, afirmó que las inversiones de Inglaterra en el Brasil van a comenzar a intensificarse en los segmentos de petróleo y gas, áreas en las cuales ellos tienen experiencia.

(FNM) Las relaciones entre Brasil y el Reino Unido deberán estrecharse más, sobretodo en el segmento de energía, sector que demanda grandes inversiones en el país. En una entrevista con “Valor Econômico”, el embajador de Brasil en Gran Bretaña, Roberto Jaguaribe, afirmó que las inversiones de Inglaterra en el Brasil van a comenzar a intensificarse en los segmentos de petróleo y gas, áreas en las cuales ellos tienen experiencia.

“El Reino Unido se había quedado muy atrás en inversiones en Brasil. Ahora está cambiando, sobretodo en energía, particularmente en petróleo y gas”, dijo Jaguaribe durante la entrevista realizada en la embajada brasilera, ubicada en la zona de de Mayfair, una de las más valorizadas de Londres, a pocas cuadras del Hyde Park.

El presal ya está aproximando comercialmente a los dos países. “El Reino Unido tiene puntos focales en ese proceso, debido a su experiencia en el Mar del Norte. No podemos decir, con todo, que sea la misma cosa bajo el punto de vista tecnológico, pero existen una serie de desafíos logísticos, que son parecidos”, observó el embajador.

Cuando el Reino Unido descubrió petróleo en el Mar del Norte, en la década del 60, la región tenía capacidad para producir muy poco de lo que se demandaba  para explorar adecuadamente, recordó Jaguaribe. Con el paso del tiempo, la producción se fue incrementando significativamente, como la de Noruega, y hoy produce más de lo que se demanda, a pesar de que la oferta ya no sea abundante.

“Como el petróleo del Mar del Norte está estabilizado, hay una complementariedad natural con el aumento de la demanda con el Brasil. Entonces, aparecen muchas posibilidades de asociaciones en el segmento de petróleo y gas entre los dos países”, explica el embajador.

Según el diplomático, muchas empresas inglesas están volviendo su atención hacia el Brasil. El día 10 de mayo, se realizará un seminario de petróleo y gas en Aberdeen,  Escocia, donde se emplaza un importante puerto del Mar del Norte, en el que Petrobras tendrá una importante participación, para discutir el tema con empresas del sector.

Compañías como la anglo-holandesa Shell, la British Petroleum (BP) y la British Gas (BG), están perfeccionando su relación comercial con Brasil. “Shell y BP, por ejemplo, ya tienen inversiones importantes en el área de biocombustibles en el país”, agregó.

BG está montando su centro de investigación global en Brasil y ayuda en el  programa Ciencia sin Fronteras. “Además, se advierte un empeño muy marcado de empresas como  Rolls-Royce, que actúan en petróleo y gas”, afirma Jaguaribe. Recientemente,  Rolls-Royce reveló tener planes para invertir USD 200 millones entre 2012 y 2013 en proyectos ligados al presal. La empresa deberá ampliar la unidad  de São Bernardo do Campo (SP) para realizar mantenimiento de turbinas de conjuntos de generación de energía usados en las plataformas de petróleo.

A pesar de la fuerte importancia económica del presal para el Brasil, hay iniciativas privadas en otros sectores que miran al Brasil como fuente potencial de inversiones, como biotecnología e innovación, energía tradicional, y turbinas para hidroeléctricas, entre otros.

Ex-presidente del Instituto Nacional de Propiedad Intelectual (INPI) durante el gobierno de Lula, Jaguaribe fue nombrado embajador en Londres a principios de 2010. Hijo del intelectual, y ex-ministro Hélio Jaguaribe, el diplomático también estuvo encargado de las negociaciones con África y Asia, prioridades de la Presidencia de la República.

Aunque apartado hace algunos años del área de innovación, Jaguaribe afirmó que ese segmento, sobretodo el farmacéutico, es de gran interés bilateral. “Estamos haciendo esfuerzos para identificar mecanismos para ampliar la interfase de Brasil con el Reino Unido.”

“Brasil tiene una capacidad enorme para mejorar su competencia en ese segmento porque tiene una base tecnológica razonable, una base científica aún mejor, y un mercado enorme, con capacidad de expandirse significativamente. Además de ello, tiene políticas públicas, compras gubernamentales, una serie de instrumentos de gran relevancia para activar con consistencia el sector farmacéutico, permitiendo, a mi juicio, que pueda tener un elenco innovador importante”, afirmó.

En la década del 70, Brasil buscó desarrollar una política industrial permitiendo que compañías nacionales copiasen lo más moderno. “Pero no basta con hacer eso. Para construir una política adecuada, deben ponerse en movimiento una multiplicidad de instrumentos. La simple legislación sobre propiedad industrial, sea en el sentido de terminar con las patentes para permitir las copias, o en el sentido opuesto – de promover muchas patentes, e incentivar algunas investigaciones -, no es suficiente. Debe estar acoplada con una multiplicidad de otros instrumentos dirigidos directamente.”

Jaguaribe se define en favor de que Brasil busque importantes socios tecnológicos fuera, creando “joint ventures” nacionales y sociedades con capital extranjero dedicadas a hacer uso del gran mercado brasilero. “Todo eso en un esquema abiertos de competencia con otros proveedores que puedan aparecer.”

La farmacéutica británica GlaxoSmithKline (GSK), que ya tiene presencia en Brasil, quiere ampliar su participación. Además de los gigantes del área, el embajador observó que pequeñas empresas tecnológicas pueden ampliar esa relación, pues son muy promisorias, no solo en el mercado farmacéutico, sino en otros, como nutrientes y vitaminas, por ejemplo.

Los ingleses, según Jaguaribe, han pasado por una experiencia de transición importante, de un país esencialmente dedicado a manufacturas generales hacia los servicios sofisticados, ampliando mucho el uso de las industrias creativas. Ellos buscan integrar industria e investigación. “Ese es uno de los elementos que, no solo en el segmento farmacéutico, sino en todas las áreas de producción en el Brasil son deficientes, menos en la agricultura, donde la investigación está muy asociada a la producción”. 

Otro punto sería unificar las demandas de innovación en una única cartera. “En el Reino Unido, hay un ministerio responsable de la ciencia y tecnología, capacitación de personal, e industria y comercio. En Brasil, es un poco disperso (ahora la cartera de Ciencia y Tecnología fue integrada a Innovación). Muchas cosas todavía dependen, por ejemplo, del Ministerio de Hacienda. Todavía tenemos mucho por hacer.”

Jaguaribe citó los sistemas de “catapultas” en el Reino Unido, que son centros financiados, íntegra o parcialmente por el gobierno, dedicados a las tecnologías prioritarias para atender demandas específicas de la industria. Ese programa permite que las empresas inviertan y demanden tecnología sin tener un costo fijo relevante asociado a ello.

Adaptado al español por NUESTROMAR. Fuentes: Valor Econômico y Portos e navios; 11/04/12

13/04/12

FUNDACIÓN NUESTROMAR

0 0 vote
Article Rating

Compartir nota en las redes →

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x
Ir arriba