Nanopartículas de quitosano de Artemia inhiben progresión de cáncer del hígado

Un estudio en Egipto concluye que las nanopartículas de quitosano de la Artemia salina pueden ser usados como un agente para tratar el cáncer de hígado. Los investigadores destacan que una fuente barata y segura de nanopartículas de quitosano es la Artemia, que puede ser usada sola o en combinación con otros agentes anticancerígenos.

Un estudio en Egipto concluye que las nanopartículas de quitosano de la Artemia salina pueden ser usados como un agente para tratar el cáncer de hígado. Los investigadores destacan que una fuente barata y segura de nanopartículas de quitosano es la Artemia, que puede ser usada sola o en combinación con otros agentes anticancerígenos.

    

El cáncer del hígado, carcinoma hepatocelular (HCC), es una enfermedad devastadora que causa alta mortalidad en todo el mundo. Aun cuando en los últimos años se han registrado avances en el diagnóstico y tratamiento, la tasa de mortalidad de los pacientes HCC permanece alto debido a un pobre diagnóstico y la alta recurrencia. Una vez que el cáncer se ha establecido, es difícil su tratamiento.

El quitosano es un polímero biodegradable que es derivado de la quitina y tiene potentes efectos anti-tumorales, inmunoestimulantes y antimicrobianos. Como todo producto natural el quitosano es seguro y más barato que los medicamentos anticancerígenos sintéticos; no obstante, sus aplicaciones biomédicas están limitadas debido a su alto peso molecular y su insolubilidad en agua. Para superar estas desventajas, el quitosano y otros productores naturales se usan en la forma de nanopartículas.

Por su métodos simple de preparación, el incremento de la biodisponibilidad, el incremento de la especificidad y sensibilidad, y la disminución de la toxicidad, las nanopartículas de quitosano son ampliamente usados en la biomedicina, como un tratamiento o vehículo para la entrega de medicamentos. Los medicamentos anticancerígenos brindados a través de las nanopartículas de quitosano pueden acumularse selectivamente en el tumor, en vez que en los tejidos normales, debido a una mejora en la penetración y el efecto de retención.

Los científicos de la Tanta University diseñaron un estudio para evaluar el impacto de las nanopartículas de quitosano, preparado de quitosano aislado de Artemia salina, sobre el carcinoma hepatocelular inducido en ratas, tanto in vito como in vivo.

Ellos reportan que la administración de nanopartículas de quitosano disminuyen la progresión del carcinoma hepatocelular, evidenciado por la muerte celular y la necrosis inducida.

“La eficacia de la quimioterapia es limitada en el cáncer de hígado debido a sus efectos tóxicos sobre el tejido normal del hígado y la resistencia a los medicamentos. Las nanopartículas tienen un tamaño lo suficientemente pequeño para dar en el objetivo, incrementar la eficacia del medicamento, evitar la resistencia al medicamento y reducir los efectos colaterales” reportaron.

Los científicos reportan que la administración de las nanopartículas de quitosano inhiben la progresión del cáncer del hígado in vivo y in vitro, posiblemente a través de la inducción de la necrosis, en vez que la apoptosis. (Environmental Science and Pollution Research/AQUA HOY)

20/10/2018

Compartir nota en las redes →

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email
Ir arriba