Mejorarán la calidad de los buzos marisqueros (Río Negro)

La actividad de la pesca artesanal busca profesionalizar a los buzos, que cumplen un papel importante en la captura de mariscos en San Antonio Oeste.

La actividad de la pesca artesanal busca profesionalizar a los buzos, que cumplen un papel importante en la captura de mariscos en San Antonio Oeste.

De 40 buzos que trabajan capturando mariscos en San Antonio, sólo 5 cumplen con el requisito obligatorio de estar inscriptos como profesionales en Prefectura. Esto provoca que las lanchas opten por no declarar que los llevan como tripulación al salir al mar. Por eso, embarcan sin controles sobre el equipo para la tarea. La situación se sinceró forzosamente tras la muerte de un joven “marisqueando’’, en circunstancias que ahora se investigan. Tras la tragedia, se creó un curso para capacitarlos y lograr que accedan a la profesionalización. El objetivo final es garantizar su seguridad, y que los dueños de las embarcaciones, en lugar de aprovecharse de ellos, se equipen con lo que las normas exigen para cuidarlos.

“Todavía no se sabe qué pasó con ese chico (por el fallecido). Pero lo cierto es que la situación me hizo pensar en cómo podía contribuir a que los pibes que empiezan a ‘marisquear’ supieran cómo cuidarse. Con esa inquietud que presenté el intendente Luis Ojeda, que respaldó la idea de la capacitación. Luego, en una visita el vicegobernador, Pedro Pessatti, también dio su apoyo y se armó este curso” contó Antonio Brochado, el buzo profesional que coordina la iniciativa.

Dentro de poco, terminará la primera capacitación, que reunió a alrededor de 40 personas. Casi el mismo número que venía trabajando de manera informal. Las clases, que comenzaron hace 20 días, cuentan con el auspicio de Prefectura, la dirección de pesca y el Centro de Investigación Aplicada y Transferencia Tecnológica en Recursos Marinos Almirante Storni (CIMAS).

“Solo falta que los alumnos terminen las clases y que completen los estudios médicos. Una vez listo el chequeo llegarán desde la Prefectura de Buenos Aires, para evaluarlos. Ellos son los que los habilitarán”, dijo el experto.

Justamente, que la obtención de la libreta de buzo dependa de Buenos Aires es lo que viene complicando las cosas para los marisqueros. “Dentro del buceo ésta es una actividad poco remunerada. Por eso no todos cuentan con la posibilidad de viajar, o desconocen que pueden solicitar que los vengan a evaluar a la zona”, informó Brochado. De allí la idea de mantener vigentes los cursos.

En cuanto a los principales problemas que detectó entre los buzos marisqueros mencionó dos “bien marcados”.

“Uno es cultural. Es que acá, desde chiquitos, los ‘pibes’ se sumergen cerca de la orilla para buscar mariscos. Lo hacen en ‘apnea’, es decir sólo conteniendo la respiración. Luego van sumando experiencia. Pero los que aspiran a que eso se convierta en un trabajo deben capacitarse. Bucear profesionalmente no sólo es incorporar el equipo, sino saber cómo cuidarse” aseguró el coordinador.

El segundo inconveniente tiene que ver con la salud. “Hay quien ya tiene la libreta de profesional, pero no está en regla porque no cumplió con la revisión médica, que, una vez cumplidos los 40 años, es más frecuente” explicó el experto.

De las 30 lanchas de pesca artesanal que operan en la zona, la mitad se dedica a la captura de mariscos y las otras a la pesca con anzuelo o a de arrastre. (Río Negro)

30/08/16

Compartir nota en las redes →

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
Ir arriba