Los recursos pesqueros se agotarán completamente hacia el 2050

El presidente de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN), Ashok Khosla, en unas declaraciones recientes en Rusia, ha augurado un negro futuro para los recursos pesqueros de aquí a unos años si no se pone un rápido remedio.

El presidente de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN), Ashok Khosla, en unas declaraciones recientes en Rusia, ha augurado un negro futuro para los recursos pesqueros de aquí a unos años si no se pone un rápido remedio.

Malos augurios para la pesca

Según datos de la Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO), citados por Khosla, la producción pesquera tuvo su máximo a principios del siglo XX.

Ya después, tras un breve período de estabilización, la captura decayó un 15% entre 1950 y 1970, y desde entonces la situación continúa empeorando, señaló el presidente de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza recientemente.

Según la FAO la decadencia de los recursos marinos ha suscitado preocupación, ya que desde 1990 aproximadamente una cuarta parte, o más, está en condiciones de explotación excesiva. Se sabe poco de los recursos silvestres continentales pero es probable que merezcan la misma preocupación casi en todas las regiones y que reflejen un impacto ambiental mucho mayor.

Los recursos de la acuicultura comprenden una gran variedad de plantas y animales, y sus recursos genéticos, como el pescado; crustáceos, moluscos, algas y otras plantas acuáticas. Las especies más explotadas son las ostras y las carpas.

Cada español consume una media de 35 kilogramos de pescado al año, por encima del consumo medio europeo, que está en los 22,1 kilogramos/año, y muy por encima del consumo medio de pescado mundial, con 17,1 kilogramos/año

Las poblaciones de atún

También en un reciente estudio, cuya autora principal es Mª José Juan-Jordá investigadora de la Universidad de La Coruña, se revela que la población de atún, y otras especies afines, ha disminuido un 60% de media durante los últimos 50 años.

El trabajo añade que la mayoría de estas poblaciones se han explotado al borde de la sostenibilidad, aunque se dan varias excepciones que sufren sobreexplotación.

Las poblaciones que han visto su abundancia más afectada son las de atunes de aguas frías, como el atún rojo del Atlántico y el atún rojo del sur, que han disminuido hasta un 80%. Son especies de gran tamaño, longevas y con un alto valor económico.

También ha sufrido un descenso acusado la caballa, que suele ser más pequeña y con ciclos de vida más cortos. Según el trabajo, esta información es un indicativo de que la pesca puede ser una amenaza para todo tipo de especies, independientemente de su tamaño.

En opinión de los autores del estudio, la gestión de las poblaciones de atunes puede funcionar, aunque con algunas especies la gestión pesquera necesita ayuda.

Para Juan-Jordá los organismos de gestión de la pesca no deben usar sus recursos solo para gestionar las especies de alto valor económico, como los grandes atunes, sino también para las especies con menor valor en los mercados, que son muy importantes por ser una gran fuente de proteínas para muchos países en desarrollo.

El estudio sugiere que aumentar las capturas puede seguir siendo arriesgado y que, como la demanda sigue aumentando, cualquier esfuerzo pesquero a nivel global debería hacerse con mucho cuidado,“por lo tanto, toda la presión debe concentrarse ahora en lograr un futuro real para estas poblaciones y las pesquerías que dependen de ellas.

Peces y moluscos de agua dulce

La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza también ha denunciado recientemente que cerca del 40% de las especies de peces y moluscos que habitan en los depósitos de agua dulce de Europa están en peligro de desaparición.

Tras evaluar unas 6.000 especies de Europa, han constatado que el 44% de los moluscos de agua dulce, el 37% de los peces de agua dulce, el 23% de los anfibios, el 20% de los moluscos terrestres, el 19% de los reptiles, el 15% de mamíferos y libélulas, 13% de las aves, 11% de los escarabajos, 9% de las mariposas y 467 especies de plantas vasculares se encuentran en peligro de extinción.

El mejillón de agua dulce, también conocido como el molusco de Spengler, figura en el primer lugar de la lista de especies gravemente amenazadas tras reducirse su población en 90% durante las últimas tres décadas.

Los peces endémicos de agua dulce también están amenazados a consecuencia de la pesca excesiva, contaminación de los espacios acuáticos y cambios en su hábitat, ha advertido la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza.

Además, los expertos pronostican la desaparición de algunas especies de plantas silvestres, como, por ejemplo, Beta patula, una pariente de las remolachas cultivadas.

Según la FAO, los recursos pesqueros son finitos, por lo que el sector necesita competir por ellos con otros tipos de uso.

Fuente | suite101

13/02/12

ECOAPUNTES

Compartir nota en las redes →

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of
Ir arriba