Liberan exportaciones pesqueras pero ayer fue otra jornada llena de conflictos en el puerto de Mar del Plata

La jornada se inició con la expectativa de que finalmente quedara sin efecto el bloqueo para despachar mercadería hacia el exterior, pero igual el acceso aduanero estuvo cerrado.

Empresarios tienen dudas y detectan problemas con los nuevos aranceles. La medida tomada la semana pasada por el Gobierno paralizó el movimiento de contenedores que ya estaban en tránsito, algunos de los cuales debieron regresar a Mar del Plata.

Empresarios tienen dudas y detectan problemas con los nuevos aranceles. La medida tomada la semana pasada por el Gobierno paralizó el movimiento de contenedores que ya estaban en tránsito, algunos de los cuales debieron regresar a Mar del Plata.

El de ayer fue un día lleno de conflictos en el puerto de Mar del Plata ya que a las dificultades de las empresas para utilizar al Sistema Informático María (SIM) para realizar exportaciones de productos pesqueros, se le sumó una medida de fuerza de los estibadores que paralizó a toda la operatoria de carga y descarga en los muelles y un paro del Sindicato de Camioneros que impidió retirar y transportar los restos de materia prima de las fábricas hacia las plantas harineras. A todo esto se le sumó una pésima noticia para los empresarios, quienes al leer la edición de ayer del Boletín Oficial tomaron conocimiento de una nueva resolución del Ministerio de Economía de la Nación por la que se dispuso reducir de 120 a 90 días el plazo para que las divisas provenientes de las exportaciones sean ingresadas al sistema financiero argentino.

La jornada se inició con la expectativa de que finalmente quedara sin efecto el bloqueo para despachar mercadería hacia el exterior, luego de que el viernes pasado la Dirección General de Aduanas suspendiera la tramitación de los permisos de exportación ante un supuesto alerta de narcotráfico, cuyos detalles nunca trascendieron y que tras la revisión de grandes volumenes de mercadería, no arrojó ningún resultado concreto. Lo cierto fue que la medida obligó a paralizar todos los contenedores que ya estaban en tránsito, algunos de los cuales debieron regresar a Mar del Plata, creando un enorme agujero financiero que algunos calculan en unos 15 millones de dólares.

Si bien días más tarde el alerta cesó, surgió un nuevo inconveniente, consistente en el hecho de que el sistema informático de la Administración Federal de Ingresos Públicos para tramitar los nuevos permisos de embarques no admitía el despacho de productos pesqueros ya que -según la explicación oficial- se estaba trabajando en su rediseño, para incorporarle los nuevos aranceles de algunos productos que habían sido reducidos por un decreto presidencial.

Finalmente el martes la cuestión pareció comenzar a normalizarse debido a que se permitió el despacho de harina de pescado y algunas especies costeras, aunque no así del grueso de la mercadería paralizada.

Por eso ayer el puerto amaneció con la expectativa de que la cuestión quedara resuelta de manera definitiva y de que se les concediera a las empresas la posibilidad de volver a despachar las tres principales especies que seguían bloqueadas: calamar, merluza y langostino.

Inicialmente se verificó que el sistema informático estaba funcionando nuevamente a pleno, pero con el correr de las horas, una enorme duda comenzó a impregnar la operatoria. Es que al ingresar al sistema ninguna de las principales empresas marplatenses accedió a los nuevos valores arancelarios dispuestos en los Decretos 429/12 y 528/12. Mediante ambas disposiciones -y cuya entrada en vigencia había merecido suspender el uso de Sistema María por varios días- el gobierno nacional concedió una rebaja en los derechos de exportación de ciertos productos como medida de auxilio para el sector, en un momento en el que existe un serio deterioro de su rentabilidad. “Estuvimos toda la mañana ingresando los datos de decenas de empresas y a todas ellas se les asigna el monto de los aranceles anteriores al decreto. No encontramos hasta ahora a ninguna firma de Mar del Plata que pudiera usar este beneficio”, le explicó a LA CAPITAL un dirigente empresarial del sector.

Una preocupación adicional

Ciertamente, según se estableció en el decreto, para que una compañía pudiera obtener una rebaja en los aranceles debía cumplir con el requisito de no haber reducido la planta de personal de sus fábricas, tomando como referencia diciembre de 2011. “Se hicieron pruebas con empresas que cumplían con la exigencia de no haber reducido personal y que incluso aumentaron su plantel en los últimos meses y en ningún caso hubo una rebaja de derechos”, aseguró la fuente.

El clima de fastidio frente a este hecho y ante la falta de precisiones claras de parte de las autoridades sobre los alcances de los decretos era ayer algo más que notorio en el puerto donde al mismo tiempo se desarrollaban otros conflictos que lo mantenían totalmente paralizado. “En lo que va de este mes apenas se trabajó durante 10 días. Así es muy difícil seguir adelante en una industria que en el último año tuvo un aumento del 60% en el precio del gasoil y de un 40% en los insumos y servicios. El gobierno ha hecho declamaciones de apoyo que creemos son auténticas para una industria que genera mano de obra y divisas para el país, pero no entendemos por qué no se hacen efectivas”, lamentó un empresario.

26/04/12

LA CAPITAL (Mar del Plata)

Compartir nota en las redes →

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email
Ir arriba