Las petroleras invierten miles de millones en su apuesta por las energías renovables

Las mayores compañías petroleras del mundo están alcanzando más acuerdos de energía limpia a medida que aumenta la presión para diversificar sus negocios y el crecimiento se acelera entre las tecnologías verdes.

Las mayores compañías petroleras del mundo están alcanzando más acuerdos de energía limpia a medida que aumenta la presión para diversificar sus negocios y el crecimiento se acelera entre las tecnologías verdes.

 

Las grandes petroleras duplicaron con creces el número de adquisiciones, inversiones de proyectos y participaciones en capital de riesgo, desde 21 el año 2015  a 44 en 2016, de acuerdo con una investigación publicada el martes por “Bloomberg New Energy Finance”. En los últimos 15 años, completaron 428 transacciones y gastaron 6,200 millones de dólares en participaciones en empresas de energía limpia.

“Esto refleja su estrategia de probar nuevas ideas y negocios”, dijo Richard Chatterton, uno de los analistas con sede en Londres que fue el autor del informe. “Las compañías petroleras internacionales están identificando oportunidades y desarrollando experiencia, y cuando aparece una oportunidad comercial, invertirán en gran escala”.

Sin duda, las sumas gastadas en energía limpia aún representan una fracción del dinero invertido en petróleo cada año, lo que demuestra que las grandes petroleras aún están bien centradas en su negocio principal. Royal Dutch Shell, por ejemplo, presupuestó 25,000 millones este año para gastos de capital.

Algunas de las inversiones de grandes petroleras en proyectos y startups no se divulgan, de acuerdo con BNEF, que estima que la industria de la energía limpia atrajo casi 290,000 millones de dólares en 2016.

La energía solar generó la mayor cantidad de proyectos respaldados por compañías petroleras. El viento creó el segundo volumen más alto de ofertas, con inversiones eólicas en alta mar que comienzan a alcanzar el nivel de los molinos de viento en tierra. Las compañías petroleras han estado intentando aprovechar sus conocimientos en la extracción de combustibles fósiles de los fondos marinos para instalar turbinas en climas igualmente complicados.

Los proyectos eólicos en alta mar también tienden a ser de mayor escala y más riesgosos en la industria de las energías renovables, lo que deriva en una mayor rentabilidad. Shell tiene una participación en los proyectos eólicos Borssele III y IV en el mar del Norte holandés y Statoil ha desarrollado el primer parque eólico flotante del mundo frente a la costa del norte de Escocia.

El interés en biocombustibles está en declive, muestran los datos. Alcanzó su punto máximo cuando los precios del petróleo estaban altos, lo que generó la motivación para encontrar alternativas. Después del colapso del precio del petróleo que comenzó a mediados de 2014, la inversión ha dejado el sector. El recuento de acuerdos fue cero en 2017.

Total ha concluido el mayor número de adquisiciones y empresas conjuntas con empresas de energía limpia, impulsadas por sus compras de una participación mayoritaria en SunPower en 2011 y el fabricante de baterías Saft Groupe el año pasado. El segundo mayor productor de petróleo y gas de Europa también está activo en capitales de riesgo, con un enfoque en las empresas en Estados Unidos.

Las operaciones de capital de riesgo de las principales petroleras se han ido desplazando hacia el almacenamiento de energía y las tecnologías digitales. La movilidad avanzada también puede estar surgiendo, ya que las empresas buscan evolucionar a medida que más transporte evita el consumo de combustible y lo traslada hacia la electricidad. Shell recientemente compró NewMotion, una red de puntos de carga de vehículos eléctricos. (BLOOMBERG – ECONOMIA HOY)

29/10/2017

Compartir nota en las redes →

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of
Ir arriba