La fragata “Libertad” llegó a Buenos Aires tras completar un nuevo viaje de instrucción

La fragata Libertad ingresó el sábado a las 9:55 al Apostadero Naval del puerto metropolitano, donde fue recibida por el presidente Mauricio Macri, autoridades de la Armada y familiares de la tripulación.

La fragata Libertad ingresó el sábado a las 9:55 al Apostadero Naval del puerto metropolitano, donde fue recibida por el presidente Mauricio Macri, autoridades de la Armada y familiares de la tripulación.

De esta manera, finalizó su viaje de instrucción número 45, llevando a bordo a los cadetes del último año de la Escuela Naval Militar y de Brasil, Chile, Bolivia, Paraguay y Uruguay.

Un emotivo y cálido recibimiento tuvieron los oficiales, suboficiales y oficiales alumnos de la Fragata Libertad, tras seis meses de viaje por el mundo representando a la Argentina en cada puerto que amarró de los 10 países, de América y Europa, que visitó.

La llegada de los 351 hombres y mujeres que realizaron el 45to. viaje de instrucción en prácticas de navegación de guardamarinas fue recibida por esposas, novios, novias, sobrinos, madres, padres, tíos y hermanos, que con niños en los hombros, brazos agitándose, celulares sacando fotos, aplausos, banderines, artesanales carteles de bienvenida, gorritos de la Armada, le dieron un carácter festivo y profundamente afectivo al reencuentro de los familiares con la tripulación.

También por el presidente Mauricio Macri, quien consideró un “orgullo” haber recibido a la Fragata Libertad y agradeció a su tripulación por haber “representado a todos los argentinos con tanto profesionalismo, altura y respeto”.

Padres en alta mar

Entre los familiares que se encontraban esperando la llegada del buque escuela se destacaban cinco mujeres que esperaban con sus bebes recién nacidos a los tripulantes que fueron padre mientras estaban navegando. “Esperamos a mi pareja Joan Varela, que es cabo primero y éste es su segundo viaje”, contó Florencia, que es personal de la Escuela Naval donde toca la trompeta en la banda de música, quien junto con su hijo de 5 años esperaba con mucha ansiedad la llegada de la Fragata.

Entre los carteles de bienvenida y los paraguas para cubrirse del sol, estaba Walter, de la ciudad de Buenos Aires, esperando a su hermano que “es suboficial; él ya hizo otros viajes en el 2000 y 2001 pero la emoción del viaje y la espera de su llegada siempre es muy fuerte, vinimos toda la familia a recibirlo con sus tres hijos”, y añadió que “estuvimos siempre contactados; él habla de un viaje espectacular y trae un montón de anécdotas”.

Tamara viajó por primera vez, “soy de la promoción 145, tengo 22 años, y siento que está experiencia fue única, totalmente profesional, me encantó estar a bordo. Con este viaje se gana experiencia, vivencias, conocimientos, es único”. (Fuentes: El Día; Télam)

07/11/16

Compartir nota en las redes →

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of
Ir arriba