El poder de una esponja antártica contra bacterias farmacorresistentes

Se ha descubierto que un extracto de esponja antártica puede ayudar a matar a la bacteria Staphylococcus aureus resistente a la meticilina (MRSA, por sus siglas en inglés). El hallazgo, hecho por el equipo de la microbióloga Lindsey N. Shaw y el químico Bill Baker, de la Universidad del Sur de Florida en la ciudad estadounidense de Tampa, podría proporcionar una magnífica oportunidad para el desarrollo de nuevos fármacos capaces de combatir con éxito contra bacterias peligrosas actualmente muy resistentes a los tratamientos disponibles.


Se ha descubierto que un extracto de esponja antártica puede ayudar a matar a la bacteria Staphylococcus aureus resistente a la meticilina (MRSA, por sus siglas en inglés). El hallazgo, hecho por el equipo de la microbióloga Lindsey N. Shaw y el químico Bill Baker, de la Universidad del Sur de Florida en la ciudad estadounidense de Tampa, podría proporcionar una magnífica oportunidad para el desarrollo de nuevos fármacos capaces de combatir con éxito contra bacterias peligrosas actualmente muy resistentes a los tratamientos disponibles.

El extracto de la esponja, conocida como Dendrilla membranosa, aporta un producto químico natural nuevo, que ha demostrado en las pruebas de laboratorio que puede eliminar más del 90 por ciento de las células de MRSA.

Si bien hace años la infección altamente resistente de la MRSA era particularmente problemática solo en lugares como hospitales y residencias geriátricas, actualmente también se la puede encontrar a veces en lugares utilizados habitualmente por muchas personas, como gimnasios, vestuarios y escuelas.

En los últimos años, la MRSA se ha hecho resistente a la vancomicina y amenaza con arrebatarnos la opción de tratamiento más valiosa contra las infecciones por estafilococos.

La MRSA es única en cuanto a que puede causar infecciones en casi cualquier nicho del anfitrión humano, desde infecciones de piel a neumonía, pasando por la endocarditis, que es una grave infección de los tejidos que recubren el corazón. Por desgracia, el avance en resultados de los esfuerzos de la industria farmacéutica por encontrar nuevos antibióticos para reemplazar aquellos que ya no son efectivos, se ha vuelto más lento en años recientes.

Como muchas otras bacterias, la MRSA forma una biopelícula. Estas, creadas por la acción conjunta de muchas bacterias patógenas durante la infección, son un conjunto de células recubiertas por una serie de carbohidratos, proteínas y ADN. Una biopelícula se podría definir como un búnker bacteriano. Hasta el 80 por ciento de todas las infecciones están causadas por biopelículas y son resistentes a las terapias.

 Baker y sus colegas han ido literalmente hasta los “confines de la Tierra” para ayudar en la lucha contra la MRSA. Baker estudia la ecología química de la Antártida y se sumerge en sus aguas gélidas para recoger invertebrados marinos, como esponjas, con el fin de extraer y probar sustancias naturales que podrían tener potencial farmacéutico. Así fue como el grupo descubrió el poder de la Dendrilla membranosa contra las bacterias MRSA. (Noticias de la Ciencia)

24/05/16

Compartir nota en las redes →

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of
Ir arriba