El crecimiento de la carga y los planes de inversión, ejes de la jornada organizada por TC2 en Mar del Plata

La tercera edición del Encuentro Regional de Comercio Exterior y Logística Portuaria estuvo marcada por la necesidad de expandir las posibilidades de Mar del Plata, y una nueva terminal. Por tercer año consecutivo, la Terminal de Contenedores Dos (TC2) llevó adelante el Encuentro Regional de Comercio Exterior y Logística Portuaria. El evento se realizó en el Hotel Costa Galana.

La tercera edición del Encuentro Regional de Comercio Exterior y Logística Portuaria estuvo marcada por la necesidad de expandir las posibilidades de Mar del Plata, y una nueva terminal. Por tercer año consecutivo, la Terminal de Contenedores Dos (TC2) llevó adelante el Encuentro Regional de Comercio Exterior y Logística Portuaria. El evento se realizó en el Hotel Costa Galana.

    
 
En el primer piso del establecimiento se reunieron los directivos de la firma que presta servicios de logística en el puerto local, usuarios, el representante de la naviera MSC, de la Aduana, despachantes y diversos actores de la cadena.

La jornada estuvo marcada por las posibilidades de incrementar y diversificar las cargas que se exportan mediante los muelles locales y el proyecto de inversión para montar una nueva terminal, denominada TC3, en la zona de los silos.

Los directivos de TC2, Emilio Bustamante y Alberto Ovejero, subrayaron que entienden necesario otorgarle mayor protagonismo al movimiento de contenedores en Mar del Plata. Esto de cara a dinamizar la actividad y generar más empleo.

Los dragados de mantenimiento 2017 y 2018 han permitido que los buques portacontenedores vuelvan a operar con regularidad aquí tras el traumático período 2012-2015 sin recaladas; pero siguen vigentes los problemas de espacio.

“No tenemos más lugar. Falta que los políticos tomen nuestra visión de expansión, de crecimiento del comercio exterior (…) Nos gustaría hacer una terminal multimodal moderna”, esbozó Bustamante con el proyecto girando en la pantalla gigante.

La inversión estaría en torno a los 20 millones de dólares y tiene, además de TC2, al grupo Valastro y a la pesquera Ardapez, entre otros, como interesados: “La idea es que sea el proyecto de todo un sector”, manifestó el gerente de Valastro, Mariano Pérez.

Sin embargo, la demora en las definiciones por parte de las autoridades encendió el enojo de Ovejero, quien esbozó la alternativa de trasladarlo a Necochea. “En la medida de lo posible, nos gustaría seguir operando desde Mar del Plata”, buscó enfriar Bustamante.

De acuerdo a lo que pudo saber Pescare.com.ar, el llamado a licitación del Consorcio Portuario para comenzar a definir el futuro de esas valiosas cuatro hectáreas en torno a los antiguos elevadores de granos está en la etapa final de revisión y podría ver la luz en los próximos días.

Otra de las intervenciones clave del encuentro fue la de Alonso Sopeña, directivo de la naviera MSC: “Creemos que el puerto de Mar del Plata tiene muchas posibilidades. Tenemos que traer la carga y eso va a traer más buques. De nuestra parte, estamos con voluntad de seguir invirtiendo”, dijo.

Al mismo tiempo, dejó como mensaje la importancia de tener una comunidad portuaria unida más allá de las tensiones lógicas que puede haber entre distintos sectores.

Minutos antes, Pérez, junto al representante del Grupo Moscuzza, Guillermo Di Camilo, y del Grupo Solimeno, Ángel Salvatore, habían coincidido en las ventajas prácticas, de seguridad y de costos que trae aparejado exportar por Mar del Plata.

Por su parte, Mariana Foutel, socia directora de la consultora Management & Fit, se refirió al potencial del puerto para contribuir al desarrollo de la región a partir de un trabajo de campo realizado sobre la ciudad y sus alrededores: “Mar del Plata tiene una oportunidad para diversificar sus exportaciones”, expuso; aunque reconociendo el peso que tiene hoy la pesca en el Producto Bruto Interno local y, por lo tanto, en la composición de los envíos.

De todas maneras, apuntó que un eventual crecimiento está condicionado a una mejora de la infraestructura disponible, de los accesos marítimos y terrestres, a sostener los costos de exportación y a la previsibilidad de la economía.

A pesar de la variabilidad del contexto, TC2 ha conseguido una curva ascendente en los últimos dos años y así lo describió su gerenta general, Emilia Bustamante. Medido en TEU, el aumento fue del 15 por ciento y para este 2018 la proyección indica uno del 16 por ciento.

“En la medida en que el puerto se afiance y se afiance la confianza de las empresas, esta tendencia se va a acrecentar”, evaluó. El concepto, como quedó expresado, incluye la posibilidad de sumar carga seca a la tradicional refrigerada, diversificar las mercaderías y sumar importaciones. (PESCARE)

19/11/2018 #NUESTROMAR

Compartir nota en las redes →

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of
Ir arriba