CEPA presentó su queja ante la Secretaría de la Industria

La entidad reclama la derogación de la norma que eliminó beneficios arancelarios para importar buques usados

Aseguran que se trata una discriminación carente de sustento. Consideran que los altos costos, la falta de crédito y una limitada capacidad técnica traban la construcción de grandes barcos en los astilleros locales. Fuertes críticas a la industria naval.

La entidad reclama la derogación de la norma que eliminó beneficios arancelarios para importar buques usados

Aseguran que se trata una discriminación carente de sustento. Consideran que los altos costos, la falta de crédito y una limitada capacidad técnica traban la construcción de grandes barcos en los astilleros locales. Fuertes críticas a la industria naval.

El Consejo de Empresas Pesqueras Argentinas (Cepa) pidió formalmente la derogación de la Resolución 78/06 -emitida por el Ministerio de Economía- que eliminó beneficios arancelarios para importar buques usados.

"Se trata de una discriminación que no encuentra sustento técnico ni económico", consideró la entidad en una nota dirigida a la Secretaría de Industria y a la que tuvo acceso Pescare.com.ar.

De acuerdo a la posición expresada en el texto, la medida no busca compatibilizar intereses, sino otorgar un trato preferencial a la industria naval en detrimento de la industria pesquera.

Capacidad técnica cuestionada

Vale puntualizar que el anulado régimen de promoción impositiva facilitaba principalmente la compra en el exterior de arrastretros congeladores y poteros usados.

Ahora, la administración Kirchner busca alentar la construcción de esas embarcaciones en el país. La iniciativa recibió un fuerte apoyo de la Federación de la Industria Naval y otras entidades (Ver aparte).

Sin embargo, desde Cepa ponen en duda la viabilidad del proyecto: "La industria naval no ha demostrado en forma transparente la factibilidad de ofrecer en el mercado los bienes con la tecnología y las condiciones que la pesca requiere", señalaron.

Mercado internacional

Según esta mirada crítica, los altos costos, la falta de crédito y la aludida capacidad técnica recortada (se importan varios insumos) traban la posibilidad de satisfacer las demandas del sector.

La flota industrial argentina está compuesta por 411 embarcaciones, de las cuales un porcentaje importante supera los 30 años de uso. La paulatina sustitución, entonces, aparece como una necesidad de mediano plazo.

"La importación de buques usados no es ajena al uso de una oportunidad que ofrece el mercado internacional, ni es ajena a la necesidad de sostener una estructura operativa, exportadora sana y racional", continúa la nota.

Fuertes cuestionamientos

Por otra parte, los dirigentes de Cepa aprovecharon la oportunidad para criticar la estrategia comercial que siguieron algunos astilleros tras la caída del Fondo de la Marina Mercante.

"Los pocos que soportaron esta falta de subsidio concentraron su objetivo en la obtención normativa de un mercado cautivo y sustituto: el de la construcción de buques pesqueros", afirmaron.

Los problemas económicos de la industria naval, entienden, deberían resolverse mediante acuerdos internacionales de transferencia, joint ventures u otros esquemas y no al amparo de un estado paternalista.

20/04/06
www.pescare.com.ar

Compartir nota en las redes →

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of
Ir arriba