Carmelo: puerta de entrada de dinero y contrabando no controlada en Uruguay

Fuentes de Aduanas, Prefectura y Ministerio del Transporte y Obras Públicas de la República de Uruguay, reconocen que existen pequeños muelles en Carmelo y alrededores que podrían usarse para acceder al país sin ser percibidos, como Puerto Camacho, y que desde hace décadas han sido usados para ingresar contrabando.

Fuentes de Aduanas, Prefectura y Ministerio del Transporte y Obras Públicas de la República de Uruguay, reconocen que existen pequeños muelles en Carmelo y alrededores que podrían usarse para acceder al país sin ser percibidos, como Puerto Camacho, y que desde hace décadas han sido usados para ingresar contrabando.

  

La Armada Nacional reconoció a un medio local de Carmelo que el radar que cubre la zona no está operativo desde hace tiempo y que no se cumplen los controles como se debería.

En la actualidad hay radares en el puerto de La Paloma, Punta del Este y Montevideo y en Colonia se viene gestionando la adquisición de un nuevo radar que tenga la posibilidad de cobertura entre Nueva Palmira y Conchillas, incluyendo el tráfico de la Isla Martín García.

La falta de radares en las costas colonienses ya tendría sus años explicó el vocero de la Armada quien señaló que ese problema se cubre con controles rutinarios realizados por el personal de Prefectura. Estos se incrementan de acuerdo a riesgos de seguridad que vayan surgiendo, explicó.

Ernesto Clarens, un financista vinculado a Néstor Kirchner, fue mencionado por varios empresarios arrepentidos como destinatario de los sobornos. Clarens habría viajado 91 veces a Uruguay en barcos privados, sobre un total de 164 traslados que hizo a territorio nacional, según un informe del programa 4 Días de América 24.

Allí se dio a conocer que Clarens viajaba desde Buenos Aires hacia puerto Camacho, cerca de la ciudad de Carmelo en Uruguay y que en esa zona no existen controles de ningún tipo. Solo una persona de la Aduana aparece en el predio, aunque no llega a fiscalizar el continuo tráfico de barcos y yates en la zona, sostuvo el informe.

El único instrumento de control en el puerto de Carmelo son las cámaras de seguridad que se encuentran desplegadas a lo largo de la superficie del puerto, unas nueve según supo Telemundo. Sin embargo, la falta de mantenimiento de las mismas hace dudar de su operatividad: suciedad, falta de foco, desperfectos técnicos son algunas de las cosas que se han reportado.

Además, no hay scanner y los controles de Aduana se solicitan cuando llegan los barcos y, muchas veces, aunque sea pleno día no llegan a realizarse, apuntaron fuentes de ese organismo. En horas de la noche el servicio no está disponible pero los barcos igual pueden llegar y atracar.

En 2017 atracaron en este puerto unos 1.600 barcos, pero años atrás, en el período en juego de 2003 a 2016 se calcula que llegaban más del doble de embarcaciones. El mencionado Puerto Camacho ha estado en el ojo de la tormenta. Se trata de un puerto dentro del barrio privado El Faro.

El propietario, el empresario Eduardo “Pacha” Cantón, explica que se confía en la “buena fe” de las personas, se evita la revisión y no se entra a los barcos. (ICN DIARIO/TELEMUNDO/NUESTROMAR)

26/08/2018

0 0 vote
Article Rating

Compartir nota en las redes →

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x
Ir arriba