Captar energía de la ola como un arrecife de coral

Las turbinas patentadas de la vasca Arrecife Energy Systems aprovechan el movimiento vertical y horizontal de las olas imitando a la naturaleza

Las turbinas patentadas de la vasca Arrecife Energy Systems aprovechan el movimiento vertical y horizontal de las olas imitando a la naturaleza

 

Imitar el comportamiento de un arrecife de coral. Estos bancos de piedras absorben de manera natural la energía de las olas. ¿Qué mejor manera entonces de obtener electricidad del mar? Las turbinas patentadas de la start up vasca Arrecife Energy Systems consiguen precisamente eso: romper las olas y las corrientes imitando a la naturaleza.

Una tecnología que ha llevado a sus fundadores hasta Boston (EEUU), donde ultiman su estancia en la aceleradora Cleantech Open Northeast. «Estamos catapultando el proyecto a nivel mundial», dice uno de los cofundadores Íñigo Doria. De hecho, ya mantiene conversaciones con gigantes de la energía como Shell.

La empresa surge de la investigación, durante 25 años, del profesor José Javier Doria en mecánica de fluidos. Hace un año, su hijo Íñigo y Óscar Villanueva decidieron recuperar ese trabajo y llevarlo al mercado con «un toque juvenil». Su objetivo: «Cambiar el mundo de la energía».

Sólo uno de sus captadores es capaz de generar electricidad a mil hogares españoles. ¿Cómo? «El 90% de la tecnología actual son boyas», afirma Villanueva. El problema es que estos sistemas «sólo aprovechan el movimiento vertical de las olas». Sin embargo, la fisionomía de sus turbinas permite que se opongan a ellas, como lo haría un arrecife de coral. «Así nos beneficiamos de todo el potencial energético de las olas, no sólo en la componente vertical, también en la horizontal», explica Doria.

No es su única diferencia con la competencia. También han mejorado la eficiencia de estos sistemas. Al flotar sobre la superficie del mar, las boyas tradicionales están diseñadas para resistir olas de hasta 20 metros. «Todo tiene que estar dimensionado para soportar ese envite, aunque sólo ocurra una vez cada 10 años», comenta Villanueva. Arrecife Energy Systems ha solucionado esa ineficiencia cambiando el rango de funcionamiento de su tecnología. «La mayoría de olas de media tienen entre uno y cinco metros». Esas son las que sus turbinas aprovechan. A partir de cinco metros, su dispositivo directamente se esconde bajo el mar, así esquiva el impacto de la ola. «Y puede seguir funcionando con la corriente marina incluso estando sumergido», señala Doria.

La start up ya ha validado su primer prototipo en la costa de Cantabria. Actualmente trabaja en el desarrollo de un captador de tamaño real. Para lograrlo cuenta con el apoyo de «reputados» consejeros de Harvard o el MIT. (MARÍA CLIMENT – EL MUNDO)

07/10/2017

Compartir nota en las redes →

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of
Ir arriba