Aseguran que constructora de barcos continúa con problemas para fabricar naves venezolanas (Corrientes)

La empresa local encargada del armado de buques continúa con problemas para conseguir encarar el eventual armado de grandes barcos para el gobierno de Venezuela, dijeron a momarandu.com fuentes de la firma. Se aseguró que el principal inconveniente reside en la imposibilidad de conseguir instalaciones para comenzar el armado, ya que las disponibles se encuentran ocupadas.

La empresa local encargada del armado de buques continúa con problemas para conseguir encarar el eventual armado de grandes barcos para el gobierno de Venezuela, dijeron a momarandu.com fuentes de la firma. Se aseguró que el principal inconveniente reside en la imposibilidad de conseguir instalaciones para comenzar el armado, ya que las disponibles se encuentran ocupadas.

Ello, pese a que el ente firmó un convenio reciente con Astilleros Río Santiago para obras de complementareidad vinculados a demanda naviera de la empresa estatal petrolera venezolana PDVSA.

Se explicó que entre los requisitos para la construcción de naves de gran calado, figura la disponibilidad de la única dársena que permita la construcción de grandes naves, la cual estaría ocupada por un buque que presenta dificultades para ser terminado.

Este barco no puede ser llevado al agua debido a que una supuesta alteración reciente de las normas en el diseño indica la necesidad de construir la cubierta con doble fondo. Así, se debería reducir considerablemente la capacidad de los contenedores de carga, lo cual no satisface los términos de la empresa que espera por el pedido, agregó el consultado.

De este modo, los directivos se hallan abocados a una solución.
Astilleros Corrientes se dedicó a la construcción de barcos de gran porte e incluso plataformas petroleras para países extranjeros, hasta mediar la década del ´90, durante la cual redujo sus actividades a las reparaciones y desarme de derelictos.

Hace meses, fuentes gubernamentales revelaron a momarandu.com que la empresa local buscaba avales para reiniciar sus actividades y cumplir un acuerdo comercial con Venezuela. Ello, pese a un pedido de ayuda al por entonces ministro de Hacienda Enrique Vaz Torres. Consultado al respecto, el funcionario dijo a momarandu.com que junto a directivos del astillero inició gestiones, cuyo resultado dijo no conocer.
El pasado 16 de febrero, el embajador de Venezuela Roger Capella Mateo visitó el predio del astillero para analizar la compra de barcos de parte del estado al que representa.

Pese a generarse gran expectativa y optimismo por la posible reactivación de la empresa, las fuentes aseguraron que el principal problema para construir barcos es conseguir un trámite llamado aval de negocios. Con ello, una empresa recibe el respaldo de una entidad bancaria para garantizar la entrega del trabajo en tiempo si los propios recursos de agotan.

Vaz Torres dijo a momarandu.com que luego de la visita del embajador venezolano a la sede de Astilleros Corrientes, sus directivos le solicitaron que los ayude a gestionar avales ante entidades financieras.

Explicó que no obstante quien encarga el buque financia la obra, se necesita un aval de negocios, expedido por alguna entidad bancaria.
Por ello, el ministro se presentó junto a directivos de la empresa ante las autoridades argentinas del Banco Interamericano de Inversión y Comercio Exterior.

Sin embargo "no sé‚ en qué‚ estado quedó el tema", dijo Vaz Torres. "No tenemos nada que ver en el avance de estos termas, tan sólo acompañamos la posible reapertura de una fuente de trabajo", aclaró el consultado.
Dijo que estas gestiones se hicieron a fines de 2005.

31/07/06
MOMARANDU.COM

Compartir nota en las redes →

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email
Ir arriba