Al Astillero soñado o el principio del fin (ARS)

Por Alberto Vieyro (*)

No existe en estos momentos ni un solo trabajador del Astillero Río Santiago que no esté preocupado por la situación laboral de nuestra empresa.

Por Alberto Vieyro (*)

No existe en estos momentos ni un solo trabajador del Astillero Río Santiago que no esté preocupado por la situación laboral de nuestra empresa.

El compañero que todos los días se encuentra en su puesto de trabajo, con la pinza de soldar, el soplete, el tarro de pintura, se siente minuto a minuto avasallado por información contradictoria, versiones y mentiras que no hacen más que confundir a todos, afectando la producción y directamente al compañero que padece que por su cabeza se le crucen un montón de conjeturas que no termina de cerrar lógicamente.

Las expectativas que se vienen creando de hace rato están en el ánimo de todos que se cumplan, pero, hoy por hoy, por ejemplo, realmente no tenemos los barcos para Venezuela, pero “virtualmente” tenemos dos barcos con opción a dos más.

Realmente no tenemos la recuperación de la zona franca, pero “virtualmente” nos cederían 18 hectáreas.

Realmente no tenemos asegurada la construcción de las Patrulleras (PAM) en nuestro Astillero (a decir del Almirante Godoy que se harían en la Argentina), pero “virtualmente” en este tema hemos quedado relegados y se reflotaría la posibilidad de hacerlas en el ARS.

Realmente la inversión para tecnología firmada en octubre del 2005 con el Gobierno Nacional, por un monto de 78 millones de pesos no ha llegado, pero “virtualmente” vendría en distintas partidas y específicamente en nuevas maquinarias.

Estas son algunas de las tantas preocupaciones de los trabajadores, acotando que esta incertidumbre no es de ahora, sino que hace años que estos temas interesantísimos para el normal funcionamiento de la fábrica no se están resolviendo.

Por eso es lógica la preocupación de los trabajadores y por eso las versiones son mil y una. Por eso queremos certezas y por eso necesitamos creer, porque por el momento todo “es virtual” y no es cuestión de echar culpas porque en este barco estamos a bordo todos y la única manera de tener el Astillero soñado, es que cada uno cumpla su rol.

El Astillero está por encima de las ideologías, de las políticas, de los hombres. La soberbia y el autoritarismo son malas consejeras, dejemos de contradecirnos unos con otros y, con pruebas ante los ojos de todos los compañeros, marquemos el camino y la confianza para no seguir cayendo en antiguas y nuevas equivocaciones, que nos puedan llevar a un horizonte peligroso.-

(*) Secretario de Prensa ATE Ensenada

20/04/06
Agencia NOVA

Compartir nota en las redes →

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x
Ir arriba