Ir a la homepage de FNM


 

Un 3 de agosto zarparon tres carabelas del Puerto de Palos

El  viernes 3 de agosto de 1492, hace hoy 526 años, Cristóbal Colón zarpó del Puerto de Palos de Moguer, en Andalucía,   con sus tres naves, la Santa María, la Pinta y la Niña, rumbo a la isla Gran Canaria...

  

Su finalidad era llegar al Oriente, a la India o al Japón, pero el 12 de octubre, tras más de dos meses de navegación, cuando se le terminaban el agua y los víveres, tropezó con tierra firme, la isla de Guanahaní, en lo que supuso era la India pero eran las Bahamas.

Antes de zarpar, justo el  último día de plazo dado por los reyes católicos a los judíos para abandonar España, fue reparado el timón de la “Pinta” y, luego de embarcar provisiones, el 6 de septiembre de 1492 las tres naves retomaron la travesía del océano Atlántico rumbo al continente asiático.

Desde entonces navegaron hacia el oeste durante más de un mes sin llegar a tierra. En la mañana del 7 de octubre Colón ordenó seguir al suroeste, luego de ver el vuelo de los pelícanos que hacia allí se encaminaban.

El día 11 Colón divisó una luz en el horizonte, que parecía una “candelilla de cera que subía y bajaba”; a las 2 de la madrugada del viernes 12 de octubre de 1492 el marinero Rodrigo de Triana, desde la proa de la “Pinta” observó una colina iluminada por la luna.

Al amanecer de dicho día los barcos llegaron a una isla de las Bahamas. Colón y sus hombres pisaron tierra firme en la isla Guanahaní, nombrada por él como San Salvador. Ese mismo día Colón conoció a los nativos, quienes le entregaron obsequios (papagayos, ovillos de algodón). En los días siguientes descubrió las islas de “Santa María”, “Fernandina” e “Isabela”. Colón regresó al Puerto de Palos el 15 de marzo de 1493.

“…partimos en el tercer día del mes de Agosto, 1492, a las ocho en punto de la mañana, desde el Puerto de Palos. El viento es fuerte y variable y ya hemos hecho 45 millas al sur del poniente. Después de que anochezca pondré curso rumbo a las Islas Canarias, al sudoeste…” (del  libro de bitácora de Cristóbal Colón a bordo de la Santa María, en navegación)

Una circunstancia que contribuyó a retrasar la zarpada del viaje fue el  decreto de la Alhambra, arrancado  por Torquemada a los reyes, que disponía la expulsión de los judíos. En principio se había decidido que todos los judíos no conversos abandonarían el reino antes del 30 de junio, pero la imposibilidad de cumplir dicho plazo hizo ampliar la fecha límite hasta el 2 de agosto.

Los más ricos fletaron barcos en todos los puertos españoles cargándolos de gente y efectos personales. Quizá los marineros de Moguer y Palos pensaron que podían obtener mayores beneficios si los dedicaban a trasportar a los expulsados (dejaron España no menos de 150 mil) y por eso no estuvieron bien dispuestos a fletar sus carabelas a Colón, quien ante escribano público, ejecutó en Moguer una real provisión que en nombre de los Reyes Católicos le daba poderes para requisar tres carabelas en “…las cibdades e villas e logares de la costa de la mar de Andalucía como de todos los nros. reynos e Señorios …”.

Confiscó dos naves que después fueron desechadas. Finalmente los Pinzón eligieron a La Niña junto con La Pinta por ser muy maniobrables.  Colón a menudo se quejaba de las malas cualidades marineras de la Santa María, donde él viajaba,  que no era una carabela sino una nave más grande pero menos elaborada que una carabela.

Tenía 220 toneladas de desplazamiento  y  29 metros de largo por 6 de ancho. Llevaba 40 hombres a bordo. De maestre y propietario iba Juan de la Cosa y el piloto era uno de los hermanos Niño. Era la más grande de las tres naves  y la más lenta, porque  había sido diseñada para carga. Fue construida en un astillero en Galicia y fue por eso llamada originalmente “La Gallega”, aunque los marineros le decían “la marigalante”. Fue abandonada cuando encalló en las costas de Haití para Navidad.

Desde La Pinta Rodrigo de Triana avistó tierra.   Era una carabela  de unos 22 metros de eslora por 5 de manga y una carga total de unas 115 toneladas. Era capitaneada por un marinero andaluz, Martín Alonso Pinzón; segundo al mando y maestre era su hermano siguiente en edad Francisco Martín Pinzón y Cristóbal García Sarmiento de piloto  Volvió otras veces a América, incluso navegó el río Amazonas. Con frecuencia tenía que frenar para esperar a sus compañeras en alta mar dada la pericia de su capitán y su característico aparejo nórdico.

Por último, la más chiquita, La Niña: desplazaba 100 toneladas, tenía  20 metros de eslora y velas latinas. Regresó  otras 4 veces  a América. Su verdadero nombre era “Santa Clara” pero devino en La Niña gracias al apellido de su dueño y maestre abordo, Juan Niño. Era la preferida de Colón. Llevaba a 20 hombres bajo el comando del capitán Vicente Yánez Pinzón, hermano menor de los Pinzón. Al igual que ellos, Vicente tenía mucha experiencia como marino y piloto.  La Niña volvió a España y participó como nave insignia durante el segundo viaje de Colón, cuando anduvo por Cuba.

La vida abordo era dura.  Comían caliente una sola vez al día, cocinando a fuego abierto en tachos en la cubierta. Los marineros trabajaban varios turnos al día de 4 horas rotativos. Su trabajo incluía mantenimiento y arriado de velas, limpieza de la cubierta, vigilar los víveres, limpieza de armamento. Fuera de su turno, o cuando no había nada que hacer, dormían en cualquier lugar disponible, en general sobre la cubierta. Colón si había pegado cama en una habitación privada, privilegio de capitán.

El 12 de octubre el sevillano Juan Rodriguez Bermejo (conosixo como Rodrigo de Triana) desde La Pinta gritó “¡¡¡Tierra!!!”  Rodrigo de Triana enfurecido por no cobrar la recompensa prometida al primero que viera tierra se mudó a África y se convirtió al Islam.

A los pocos días, el 22 de noviembre, mientras exploraban las pequeñas islas y cayos,  Martín Pinzón con su Pinta se fuga a Cuba separándose del grupo, posiblemente a buscar oro, de que los españoles se mostraban insaciables.

El 13 de Enero de 1493 se dio la primera escaramuza entre  los habitantes originarios de Abya Yala y  los  europeos cuando Colón quiso trocar mercancía y apoderarse de arcos y flechas locales  Los indígenas esperaban armados en la playa, aunque amables.

Ahí mismo don Colón decidió que era un buen momento para levar anclas y emprendieron el camino de vuelta a España.  De nuevo todos al palacio a mostrarle oro, plata, guacamayos, monos, papayas, ananás e indígenas secuestrados a Fernando e Isabel.

Colón pasó a la historia como Almirante de los Mares y descubridor del Nuevo Mundo pero si llegó a alguna parte y no se quedó por el camino fue por la calidad  marinera de los hermanos Pinzón, que fueron la llave al éxito en buena medida fortuito de la misión.

Los españoles que quedaron en América, que no tuvo ese nombre  hasta bastante después, en el fuerte “La Navidad” rápidamente perdieron la disciplina y se dividieron  rivalizando para apoderarse de los bienes  de los pobladores y  cometer todo tipo de abusos, amparados en su superioridad bélica. Abandonaron el  fuerte y marcharon  a los “Montes del Cibao”, donde se decía que estaban los mejores yacimientos de oro.

Pero  fueron rápidamente  interceptados y aniquilados por las fuerzas de Caonabo, uno de los principales caciques. Caonabo y otros caciques decidieron deshacerse de intrusos tan peligrosos e incendiaron el fuerte “La Navidad” dando muerte a los últimos españoles que quedaban adentro.

Al encontrar destruido el fuerte en su segundo viaje, Colón fundó allí mismo “La Isabela”, en honor a su Reina. Siguió explorando el Mar de las Antillas con tres carabelas, pero  cuando volvió a “La Isabela” se encontró con que los españoles obligaban a los indios a que les entregaran el oro y se mataban entre sí por el metal dorado. Esta parte de la historia no ha terminado todavía. (HISTORIA Y GEOGRAFIA)

03/08/2018

MENU

Fundación NUESTROMAR

Quienes somos
Datos y Servicios
Ingresar
Meteorología
RSS feeds
CONTACTO / CONSULTAS

 ¡ ULTIMAS NOTICIAS !


Compilado de artículos y noticias sobre el futuro del Puerto de Buenos Aires

A pedido de algunos lectores recopilamos aquí, para su fácil lectura, los últimos artículos, noticias y opiniones sobre el futuro del Puerto de Buenos Aires, animándolos a que expresen sus comentarios, nos envien artículos de opinión, estudios, y noticias relacionadas, en este espacio de debate para poder aportar entre todos, enfoques integrales para el mejor desarrollo portuario de Buenos Aires, la región, y la Argentina.

(ACTUALIZADO AL 12/07/2018)


Informe especial:

Buques sin tripulación: El futuro está aquí, ya ha llegado

Nuevas posibilidades, la historia, los avances tecnológicos, y el impacto en las leyes

(por Gustavo Nordenstahl)


Plataforma Continental Argentina

Límite exterior - [mapa]

Un mar de riquezas y oportunidades desaprovechadas

La Argentina sumó 1.633 kilómetros cuadrados a su plataforma continental

Nota: Entre la celebración legítima y el efectismo innecesario

Presentación ONU Argentina de la Plataforma Continental

Actividad de la Comisión de la Plataforma Continental Arg. [video]

ONU - Comisión de Límites de la Plataforma Continental [web]


Libros digitales:
Artes y métodos de pesca
Cap. Luis Martini

50 años de experiencia en la pesca, y desde 1997 en la docencia en la Escuela Nacional de Pesca, el Cap. Martini nos brinda estas obras técnicas en formato digital:

PescaRedes

Curso General sobre artes de Pesca (PPT)

Artes y métodos de pesca - Nivel I (PDF)

Artes y métodos de pesca - Nivel II (PDF)

Artes y métodos de pesca - Nivel III (PDF)


Informe especial:

Piratería en alta mar

Historia y actualidad de la Piratería

Investigación y recopilación
(por Gustavo Nordenstahl)


Boletín NUESTROMAR

Boletin

Suscríbase gratis al Boletín y manténgase informado, a través de su email, de las noticias más importantes. Para darse de alta o baja como suscriptor, haga click:
AQUI

Acceda a ver los Boletines anteriores en:
AQUI


Debate: “Reglas de Rotterdam” y el Transporte Internacional



Principales artículos y debates:

Temas de debate: ¿Conviene a nuestros países adherir a las “Reglas de Rotterdam”?

¿Cómo alcanzar un buen sistema legal para el transporte multimodal?

Declaración de Montevideo

Una Respuesta Latinoamericana a la Declaración de Montevideo

Reglas de Rotterdam: debate instalado

Introducción a las Reglas de Rotterdam

 
 


Web NMar

* Nota de la Fundación NUESTROMAR: La contribución de todos los lectores y amigos es muy necesaria para la continuidad de éstos y otros proyectos de la Fundación, por un desarrollo sustentable de las actividades fluviales y marítimas en el país y la región. Todo aporte, grande o pequeño, es importante para apoyar a nuestra organización y sus objetivos, que cuenta con limitados recursos para el desarrollo de éstas actividades. Si está interesado en apoyarnos, por favor contáctese al email: [email protected] o al tel: (+54) 11 - 5276 1191, y nos comunicaremos con ud. Gracias, FNM.

 -

©  Fundación NUESTROMAR | NUESTROMAR Marca Registrada - Todos los derechos reservados |  Condiciones y Aviso Legal  |  CONTACTO
NUESTROMAR por Fundación NUESTROMAR se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución - CompartirIgual 3.0 Unported.
Este sitio utiliza sitemas y soft JAVA (descargue gratis de AQUI ) y FLASH (descargue gratis de AQUI )